30 de mayo de 2024

Logo
Logo

Crece el copago y se suman quejas porque médicos no dan factura

El dolor lumbar es una de las consultas más habituales en el consultorio de traumatología Foto: Depositphotos / Sanatorio Allende
El dolor lumbar es una de las consultas más habituales en el consultorio de traumatología Foto: Depositphotos / Sanatorio Allende

Sin el papel, no se puede reclamar a las prepagas la devolución del monto. ¿Qué dicen las asociaciones de consumidores?

“El copago es de 2.000 pesos y el doctor no da factura”. La bajada es clara y contundente. Del otro lado, hay pacientes que se quejan pero aceptan, otros que acatan sin reclamar y un tercer grupo que no está de acuerdo y no quiere o no puede pagar y se va. “Ya me sale demasiado la prepaga como para sumar extras”, señala Lucas (22), que pegó el portazo en lo de un dermatólogo por este tema.

Las asociaciones que trabajan en defensa al consumidor vienen recibiendo comentarios sobre los copagos sin factura, según confirman a Clarín. “En general, nos hacen consultas sobre temas de salud y, como tratamos de educar a los que llaman, les recordamos que no se olviden de pedir factura para casos de copago. Ahí nos cuentan sus experiencias: casi todos los que se comunican nos dicen que cuando les cobraron un extra, no les dieron factura”, detalla Claudia Collado, presidenta de Acción del Consumidor (ADELCO).

A su vez, destaca tres especialidades en las que observan con más frecuencia esta situación: “En base a los llamados, mails y consultas y reclamos que recibimos por redes, el 40% de los que no dan factura son odontólogos; un 30%, cardiólogos y otro 30%, pediatras”.

Sandra González, presidenta de la Asociación de Defensa de los Consumidores y Usuarios de la Argentina (ADECUA), afirma que “mucha gente los contacta porque le piden copago y no le dan factura”.

“Esto ocurre no solo en caso de copagos a médicos, también están los que cobran extra por estudio y no dan ticket para solicitar reintegro”, remarca González.

Dice que “muchos odontólogos están solicitando extras en prácticas para las que antes no pedían”. “Nosotros recibimos reclamos por estos temas y también los mandan a la Superintendencia de Servicios de Salud”, asegura.

Y señala que la situación es compleja porque el usuario quedó en el medio entre el médico y la prepaga.

Aporta que en algunos casos, no dan factura pero ofrecen algún tipo de comprobante, que eso depende mucho de cada médico y de la actitud que tome el paciente frente al cobro extra.

Legalizar este copago con una factura podría traerle un problema al especialista con la prepaga u obra social para la que presta servicios. En este sentido, Claudio Belocopitt había advertido en septiembre que la prepaga de la que es propietario, Swiss Medical, tenía previsto accionar en la Justicia contra los médicos que pidan este bono.

Tatiana (34) empezó a ir a una ginecóloga que pasa su carnet de Medicus y le pide, además, 2.000 pesos cada vez que la visita. “No me dijo por qué me cobra de más”, comparte. “No me da factura, tampoco la pedí”, reconoce.

Algo similar le pasó a Adrián (46) la última vez que visitó a su urólogo: “Me cobró 1.000 pesos de copago y no me dio ni factura ni recibo”. Aclara que no lo solicitó porque está al tanto de lo que ganan los médicos y porque no quiere “entrar en conflicto” con el profesional.

En el caso de Sol (43), no fueron 1.000 ni 2.000 pesos, le pidieron 30.000. “Me empecé a atender con una ginecóloga y obstetra especializada en fertilidad, yo la veía por Swiss Medical, e inicié con ella un tratamiento para tener un bebé. Cuando ya estaba avanzada con las autorizaciones, me dijo que a ella le pagaban poco y muy tarde y que, para poder garantizar mi seguimiento y tener un trato personalizado tenía que darle un extra en concepto de honorarios”, le cuenta Sol a este diario.

“Me dijo 30.000, yo dudé pero ya estaba en el baile y tenía la plata y no quería seguir agregándome estrés. Dije que sí y me pidió que le transfiriera ese monto. No me dio factura”, detalla.

Existen algunas prestaciones médicas que deben estar garantizadas sin excepción. Son las que se encuentran dentro del Programa Médico Obligatorio (PMO). Allí está detallado lo que todas las prepagas y obras sociales tienen que cubrir como mínimo en cualquiera de sus planes.

Las empresas de medicina privada funcionan como financiadoras. No están obligadas a cubrir siempre todo. Pero sí deben responder a las exigencias de servicios básicos que establece el PMO.

El listado de prestaciones que tienen que cubrir está disponible en la web de la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS). Esta es una herramienta útil para controlar si hay un cobro indebido y, en ese caso, iniciar el reclamo correspondiente.

Desde el sistema privado de salud aseguran que no recibieron denuncias por este tema. “No quiere decir que no pase, solo que no nos llegaron reclamos”, aclaran.

En la misma línea, desde la Superintendencia de Servicios de Salud comentaron que tuvieron “muy pocos reclamos en este sentido” y aclararon que “este tipo de situaciones deben tratarse entre el asociado y su prepaga”.

En tanto, fuentes de Osde comentaron que tienen reclamos por el pedido de copagos sin factura pero que, en relación a la cantidad de asociados, el número de quejas resulta ínfimo.

COMPARTIR NOTA