26 de mayo de 2024

Logo
Logo

Se adelantó la compra de viajes al exterior, para asegurarse un tipo de cambio

El Caribe sigue siendo el destino predilecto de los mendocinos que deciden viajar al exterior
El Caribe sigue siendo el destino predilecto de los mendocinos que deciden viajar al exterior

Si bien las operaciones se paralizaron los primeros días después de las PASO, luego hay quienes han tratado de cancelar los saldos antes de lo previsto.

La cercanía de las elecciones nacionales siempre conlleva una fuerte dosis de incertidumbre, que este año se vio reforzada por la fuerte devaluación del día posterior a las PASO y la importante suba del blue. Cuando esto sucede, los consumidores se retraen, pero también buscan asegurarse el valor de sus ahorros. Y si bien suelen optar por los bienes durables, también eligen las vacaciones. Después de un freno inicial, el aumento del dólar aceleró algunas operaciones de viajes al exterior.

Mauricio Ruíz, de Be Fun Travel (Beatriz Cabrera Viajes), comentó que, hasta hace dos semanas se produjo un “parate” abrupto e, incluso, algunas cancelaciones por parte de quienes habían reservado o habían alcanzado a pagar un porcentaje muy bajo del total. De todos modos, resaltó que el porcentaje de bajas fue acotado e inferior al que habían anticipado.

Por otra parte, indicó que, después de la devaluación, tuvieron que esperar a que el oficial se estabilizara para poder volver a tomar pagos y entonces la gente se apuró a cancelar los saldos, por miedo a que volviera a subir. Y en estos últimos días, que se ha mantenido fijo el tipo de cambio, han notado un repunte de operaciones, por parte de quienes quieren asegurarse un precio para su viaje antes de las elecciones.

Ruiz detalló que los clientes tratan de pagar lo que más pueden, para minimizar el riesgo de otro salto abrupto en el tipo de cambio, por lo que están vendiendo viajes no sólo para las vacaciones de verano, sino para la temporada baja del 2024, como Semana Santa, abril, mayo e, incluso, julio. La mayoría intenta cancelar los aéreos, que no han vuelto a los precios competitivos de antes de la pandemia y, además, se ha sumado una alta carga impositiva, por lo que los pasajes pueden representar el 50% o el 60% del monto total. Y se resignan a ir pagando de a poco el resto, al tipo de cambio del momento.

Sergio Cornejo, de ISC Viajes, coincidió en que se han precipitado compras porque la gente espera que se produzca una nueva devaluación y se apura para asegurarse un precio. Así, quienes tienen dólares, optan por comprar un viaje, por lo que reconoció que está habiendo un buen nivel de ventas de paquetes al exterior.

En la mayor parte de los casos, precisó, se trata de personas que quieren tomarse unas vacaciones intermedias, en setiembre u octubre, pero también están los que ya definen sus planes para el verano, como los cruceros para Fin de Año y algo de enero, mes en el que Miami es un sitio de preferencia.

Sumó que en la mañana de ayer también tuvieron un poco más de movimiento por el PreViaje 5 -en este caso para lugares dentro de la Argentina-, pese a que el plazo de venta ha sido muy corto, del 1 al 7 de setiembre, como también la ventana para viajar (del 29 de setiembre al 16 de octubre).

Destinos

En cuanto a los principales destinos de los viajes al exterior, Cornejo indicó que más de la mitad son para el Caribe, y el resto se reparte entre Estados Unidos, Europa y Brasil. El precio de un paquete, de 10 días con todo incluido, es de US$ 3.000 a US$ 3.500 por persona. Reconoció que hay precios más accesibles, en torno a los US$ 1.800 a US$ 2.000, pero que se trata de ofertas, para fechas especiales en las que hay menos reservas, y que ISC Viajes trabaja con un perfil medio hacia arriba, por lo que el servicio es diferente.

Ruiz, por su parte, mencionó que los mendocinos están prefiriendo viajar a Punta Mita (México), República Dominicana, Cuba, Colombia, en lugar de a Brasil, pese a que un paquete a este último destino cuesta un 30% menos. Explicó que, si bien se ahorran un poco en los aéreos, los viajes al Caribe suelen tener todo incluido y, además, las playas caribeñas tienen un encanto particular.

Asimismo, siguen eligiendo Buzios y Salvador de Bahía (en Brasil); Orlando, Miami y Nueva York (Estados Unidos); y Europa. El titular de Be Fun Travel destacó que, este año, el viejo continente ha tenido los mejores números desde la pandemia, lo que implica que se recuperó como destino. Añadió que varios no buscan los sitios tradicionales, sino lugares de playa, como Palma de Mallorca (España), la Costa Amalfitana o Cerdeña (Italia).

Los valores para viajar al Caribe por 7 noches y 9 días, con alojamiento en un hotel de cuatro o cinco estrellas, con todo incluido (también impuestos), indicó, rondan los US$ 1.600 (blue). Y para ir a Brasil se debe calcular un 30% menos.

Ruiz también comentó que ha habido un repunte de la búsqueda de destinos nacionales, asociado al PreViaje, con Cataratas del Iguazú y la Patagonia como los predilectos, que se pueden pagar en cuotas, con Ahora 12, -se debe recordar que no se pueden pagar viajes al extranjero con tarjeta en más de una cuota-, y sin quedar atado a los vaivenes de la cotización del dólar.

Cambio de tendencia

Un informe de coyuntura del Ieral (Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana, de la Fundación Mediterránea señala que, en junio, el turismo emisivo se encontró en el menor nivel en 10 meses, siendo apenas 69% del que había tenido en el mismo mes de 2019.

Adjudican esto al tipo de cambio alto, el deterioro de la capacidad de compra de los salarios y la incertidumbre que reina sobre las variables clave de la economía. Y detallan que el turismo emisivo acumuló 4,5 millones de viajeros (en todo el país) durante el primer semestre, de los cuales más de la mitad correspondieron a enero y febrero, meses en los que se registró una gran salida de argentinos a países limítrofes.

Como contraparte, el estudio resalta que, el turismo receptivo alcanzó el tercer mejor registro desde la pandemia, superando en junio en 3% al registro del mismo mes de 2019. Esto se explica, principalmente, por la llegada de viajeros que provienen de países limítrofes, ya que, mientras el turismo de países vecinos está 12% por encima del nivel previo a marzo de 2020, el turismo no limítrofe se encuentra 20% por debajo. Estiman que, en 2023, los ingresos por turismo internacional se ubicarán cerca de los US$ 5.000 millones, por encima del promedio de los últimos 17 años y del nivel observado en 2019.

COMPARTIR NOTA