26 de mayo de 2024

Logo
Logo

Corea del Norte realizó pruebas de “contraataque nuclear” y la ONU llama a Consejo de Seguridad

La gente ve una pantalla de noticias de televisión que muestra una imagen del líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, presenciando el lanzamiento de prueba reciente de un misil balístico intercontinental.
La gente ve una pantalla de noticias de televisión que muestra una imagen del líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, presenciando el lanzamiento de prueba reciente de un misil balístico intercontinental.

El líder norcoreano, Kim Jong Un, estuvo al frente de las pruebas y así lo hizo saber a través de la agencia de noticias estatal. Estados Unidos y Japón pidieron a la ONU una reunión de emergencia.

El presidente de Corea del Norte, Kim Jong Un, dirigió ejercicios militares durante dos días “simulando un contraataque nuclear”, que incluyeron un disparo de misil balístico equipado con una “falsa cabeza nuclear”, informó este lunes la agencia estatal norcoreana KCNA.

Kim expresó su “satisfacción” tras ese fin de semana de ejercicios, realizados para “permitir a las unidades familiarizarse con los procedimientos y procesos para implementar sus misiones de ataque nuclear táctico”, según el medio oficialista. Fue la cuarta demostración de fuerza del gobierno norcoreano en una semana, cuando Corea del Sur y Estados Unidos conducen sus más importantes ejercicios militares conjuntos desde hace cinco años.

Corea del Norte considera que esas maniobras son el ensayo de una invasión y ha advertido que realizará acciones “apabullantes” como respuesta. Las maniobras se dividieron en ejercicios que simulan el paso a una postura de contraataque nuclear y el “lanzamiento de misil balístico táctico con una falsa ojiva nuclear”, precisó KCNA. “El misil llevaba una ojiva de prueba que simula una cabeza nuclear”, agregó posteriormente, sin dar más detalles.

El Estado Mayor Conjunto surcoreano indicó el domingo que el misil balístico de corto alcance disparado por Pyongyang recorrió 800 kilómetros y cayó en el mar de Japón. Lo calificó como una “seria provocación” que viola las sanciones de la ONU e indicó que estaba siendo analizado por la inteligencia estadounidense y surcoreana.

Japón y el Comando Asia-Pacífico de Estados Unidos también condenaron el lanzamiento. Seúl y Washington han intensificado la cooperación militar en la región, a lo que Corea del Norte ha respondido con numerosas pruebas de armas proscritas los últimos meses. Corea del Norte disparó el jueves pasado su misil balístico intercontinental (ICBM) más grande y poderoso, el Hwasong-17, en la segunda prueba de este tipo en el año. El lanzamiento del ICBM fue seguido por dos misiles balísticos de corto alcance y dos misiles crucero disparados el domingo desde un submarino.

Kim dijo que las maniobras del fin de semana dejaron a las unidades militares norcoreanas “con gran confianza”, según KCNA. También indicó que el Norte “no puede impedir una guerra con el simple hecho de ser un estado con armas nucleares”, y que el país solo alcanzará sus metas “cuando la fuerza nuclear sea perfeccionada como medio capaz de montar un ataque contra el enemigo”.

Corea del Norte se declaró el año pasado una potencia nuclear “irreversible” y Kim ha pedido un aumento exponencial en la producción de armas, incluidas las de tipo nuclear táctico. Kim también ordenó a las fuerzas armadas norcoreanas intensificar este mes las maniobras en preparación para una “guerra real”.

COMPARTIR NOTA