25 de mayo de 2024

Logo
Logo

Escalofriante: The New York Times publicó un informe sobre la brutalidad contra mujeres en los ataques de Hamás a Israel

El diario estadounidense The New York Times publicó un informe escalofriante sobre el trato a las mujeres durante la masacre perpetrada por los terroristas de Hamás hacia la población civil israelí.
El diario estadounidense The New York Times publicó un informe escalofriante sobre el trato a las mujeres durante la masacre perpetrada por los terroristas de Hamás hacia la población civil israelí.

Mutilaciones, violaciones masivas, decapitaciones y asesinatos de mujeres israelíes durante los ataques de Hamás fueron compilados en una investigación conjunta entre el medio y los datos forenses. Descripciones gráficas y sensibles.

El New York Times llevó a cabo una investigación de dos meses que descubrió detalles inquietantes que indicaban agresiones sexuales y mutilaciones en varios lugares objetivo de los terroristas de Hamás, durante los ataques del 7 de octubre en el sur de Israel que dejaron como saldo más de 1200 personas muertas y casi 300 secuestrados.

A continuación, compartimos el material difundido por el medio en las últimas horas, fielmente traducido del inglés, sin editar.

Una de las víctimas, Gal Abdush, madre de dos hijos del centro de Israel, desapareció de la rave, que se convirtió en el escenario de un asesinato en masa. Un vídeo viral grabado por una mujer que buscaba a su amiga desaparecida mostraba a Gal Abdush tirada en la carretera, parcialmente vestida y con el rostro quemado hasta quedar irreconocible.

Los agentes de policía israelíes, basándose en pruebas en vídeo, creen que Gal Abdush fue violada y su trágica historia se ha convertido en un símbolo de los horrores experimentados por las mujeres israelíes durante los ataques.

Una de las imágenes más difundidas del día del ataque fue la del secuestro de una joven israelí, visiblemente herida, con manchas de sangre en la zona baja de sus pantalones. Continúa en manos de los terroristas a más de 2 meses de aquel día.
Una de las imágenes más difundidas del día del ataque fue la del secuestro de una joven israelí, visiblemente herida, con manchas de sangre en la zona baja de sus pantalones. Continúa en manos de los terroristas a más de 2 meses de aquel día.

La investigación encontró al menos siete lugares donde presuntamente mujeres y niñas israelíes fueron abusadas sexualmente o mutiladas. Testigos, personal médico, personal militar y consejeros de violación se encontraban entre las 150 personas entrevistadas por The New York Times, que proporcionaron un panorama completo de la violencia generalizada para el artículo del 7 de octubre.

El terror se desarrolló en raves, bases militares a lo largo de la frontera con Gaza y kibutzim. Los testigos describieron vívidas escenas de violación y asesinato de mujeres en varios lugares a lo largo de la autopista 232, donde se encontró el cuerpo de Gal Abdush.

Médicos y soldados voluntarios informaron haber encontrado más de 30 cuerpos de mujeres y niñas en una condición similar a la de Gal Abdush: piernas abiertas, ropa rota y signos de violencia genital, informa el NYT.

El informe también dice que The Times vio fotografías y videos inquietantes, incluido el cadáver de una mujer con clavos en los muslos y la ingle. Otro vídeo proporcionado por el ejército israelí mostraba a dos soldados muertos en una base cerca de la Franja de Gaza que parecían haber recibido disparos directamente en el área genital.

El interior de una casa en un kibutz. Ropa y sangre por todas partes fue lo que dejaron los terroristas al atacar a familias enteras mientras dormían.
El interior de una casa en un kibutz. Ropa y sangre por todas partes fue lo que dejaron los terroristas al atacar a familias enteras mientras dormían.

Hamás rechaza las acusaciones de abuso sexual que han indignado a los activistas israelíes. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y ONU Mujeres han sido criticados por no admitir las acusaciones de inmediato, según el informe del NYT.

La policía israelí, si bien reconoció las dificultades durante los caóticos acontecimientos del 7 de octubre, reveló que inicialmente no se centraron en recolectar pruebas forenses de los cuerpos de las mujeres. El caos, el dolor y los deberes religiosos provocaron entierros apresurados y muchos cuerpos quedaron sin examinar. La falta de autopsias y revisiones de la escena del crimen deja a las familias buscando respuestas.

La investigación encontró obstáculos a la hora de reunir pruebas forenses típicas de casos de violencia sexual generalizada durante el conflicto.

Adil Haque, profesor de derecho y experto en crímenes de guerra de la Universidad de Rutgers, explicó los problemas y señaló que los conflictos armados priorizan la seguridad sobre la elaboración de casos penales. “El conflicto armado es muy caótico”, dijo, añadiendo que muy a menudo los casos de delitos sexuales serán procesados años después basándose en el testimonio de víctimas y testigos.

“Es posible que el testigo ni siquiera sepa el nombre del fallecido”, añadió. “Pero si pueden testificar: ‘Vi a una mujer violada por este grupo armado’, eso podría ser suficiente”, informa el NYT.

Hay horas de material directo de las cámaras de los terroristas que registraron los horrores de la masacre. Algunos de esos registros se difundieron en el video de 47min que compiló Israel para graficar la magnitud de este ataque.
Hay horas de material directo de las cámaras de los terroristas que registraron los horrores de la masacre. Algunos de esos registros se difundieron en el video de 47min que compiló Israel para graficar la magnitud de este ataque.

Uno de los testigos clave, llamado Sapir, dio un vívido testimonio describiendo el abuso de mujeres por parte de hombres armados. Recordó haber presenciado la violación y el asesinato de al menos cinco mujeres, enfatizando el caos y la brutalidad de los atacantes. La historia de Sapir fue corroborada por fotografías de su escondite y sus heridas.

A unos 15 metros de su escondite, dijo, vio detenerse motocicletas, automóviles y camiones. Dijo que vio a “unos 100 hombres”, la mayoría con uniformes y botas militares, algunos con chándales oscuros, entrar y salir de los coches. Según ella, los hombres se reunieron a lo largo de la carretera e intercambiaron rifles de asalto, granadas, pequeños cohetes y, según el informe del NYT, mujeres gravemente heridas.

“Era como un punto de reunión”, dijo.

La primera víctima, dijo, fue una mujer joven con cabello cobrizo, sangre corriendo por su espalda y pantalones hasta las rodillas. Un hombre la agarró del pelo y la obligó a inclinarse. Otro entró en ella, dijo Sapir, y cada vez que ella se estremecía, él le hundía un cuchillo en la espalda.

Dijo que luego vio a otra mujer “hacerse pedazos”. Mientras un terrorista la violaba, dijo, otro sacó un cúter y le cortó los senos.

“Uno sigue violándola y el otro le tira los pechos a otra persona y ellos juegan con ella y la tiran y ella cae en la carretera”, dijo Sapir citado por el NYT.

Según ella, los hombres le cortaron la cara y luego la mujer desapareció de la vista. Casi al mismo tiempo, dijo, vio a otras tres mujeres siendo violadas y a los terroristas llevando las cabezas cortadas de otras tres mujeres.

Imagen del momento en que Noa Argamani es secuestrada por Hamás y un texto, en árabe, donde quien publicó el video se burla de la situación. Noa sigue en manos de los terroristas, mientras su madre, enferma de cáncer terminal, pide volver a verla antes de morir.
Imagen del momento en que Noa Argamani es secuestrada por Hamás y un texto, en árabe, donde quien publicó el video se burla de la situación. Noa sigue en manos de los terroristas, mientras su madre, enferma de cáncer terminal, pide volver a verla antes de morir.

Sapir proporcionó fotografías de su escondite y sus heridas, y los agentes de policía respaldaron su relato y publicaron un vídeo de ella con el rostro borroso contando lo que vio.

Otros testigos como Raz Cohen, un joven israelí que también asistió a la rave y recientemente trabajó en la República Democrática del Congo entrenando a soldados congoleños, dijo que se escondió en el lecho de un arroyo seco, según el informe del NYT. Proporcionó cierta protección contra los atacantes, quienes peinaron el área y dispararon a cualquiera que encontraron, dijo en una entrevista de hora y media en un restaurante de Tel Aviv.

A unos 40 metros delante de él, recordó, se detuvo una furgoneta blanca y se abrió la puerta. Dijo que luego vio a cinco hombres vestidos de civil, todos con cuchillos y uno con un martillo, arrastrando a la mujer por el suelo. Era joven, desnuda y gritando. “Todos se unen a ella”, dijo Cohen. “Ella se levanta. Empiezan a violarla. Vi hombres parados en semicírculo a su alrededor. Uno la penetra. Ella grita. Todavía recuerdo su voz, grita sin palabras”.

“Entonces uno de ellos levanta un cuchillo”, dijo, “y simplemente la apuñalan”.

Otro informe citado por el NYT involucró a Shoam Geta, quien también relató escenas espantosas de violaciones y asesinatos de mujeres. Los técnicos voluntarios de emergencias médicas describieron haber encontrado cuerpos con signos de abuso sexual en el lugar de la rave y en los kibutzim, lamentando no haber podido documentar más debido a las reglas religiosas y la necesidad de respetar a los muertos.

Los terroristas de Hamás se filmaron con bebés para difundir su propaganda islamista durante los ataques. Kfir y Ariel Bibas, de 11 meses y 4 años respectivamente, junto con su madre Shiri de 32 años, continúan en manos de los terroristas.
Los terroristas de Hamás se filmaron con bebés para difundir su propaganda islamista durante los ataques. Kfir y Ariel Bibas, de 11 meses y 4 años respectivamente, junto con su madre Shiri de 32 años, continúan en manos de los terroristas.

A pesar de las dificultades, la policía israelí sigue descubriendo pruebas de abuso sexual.

El superintendente adjunto Moshe Finzi destacó la recuperación de vídeos que muestran el abuso de mujeres, subrayando el doble poder del antisemitismo y la misoginia.

La falta de autopsias y el rápido entierro de los cuerpos dejaron enterradas posibles pruebas. Se han identificado algunos sobrevivientes de abuso sexual, pero su trauma les ha dificultado hablar en público. La Asociación de Centros de Crisis por Violación en Israel enfatizó la importancia de comprender la narrativa más amplia a través de las historias de las víctimas, informó The New York Times.

Artículo en inglés del sitio web oficial de NYT: “Gritos sin palabras”: Cómo Hamás utilizó como arma la violencia sexual el 7 de octubre

COMPARTIR NOTA