29 de mayo de 2024

Logo
Logo

Gran Bretaña, Irlanda del Norte y el Brexit “renovado”: Sunak busca un punto intermedio con la UE

Rishi Sunak y Ursula Von der Leyen, primer ministro británico y presidenta de la Comisión de la Unión Europea respectivamente, durante la reunión en la que se logró una reforma en los protocolos de Irlanda del Norte.
Rishi Sunak y Ursula Von der Leyen, primer ministro británico y presidenta de la Comisión de la Unión Europea respectivamente, durante la reunión en la que se logró una reforma en los protocolos de Irlanda del Norte.

El primer ministro británico debe tratar de convencer a los eurófobos dentro de su formación parlamentaria. Los puntos clave para comprender el protocolo de Irlanda del Norte y su alcance.

El primer ministro británico, Rishi Sunak, está este martes en Irlanda del Norte tras acordar ayer con la Unión Europea (UE) un mecanismo para reformar el protocolo que regula el comercio en la región después del Brexit.

Está previsto que Sunak, que afronta el reto de persuadir de las ventajas de su pacto a la comunidad unionista (probritánica) norirlandesa, responda en Belfast a preguntas de un grupo de trabajadores antes de ofrecer declaraciones a los medios. Sunak y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, presentaron el lunes en Windsor (al oeste de Londres) un acuerdo marco para reformar el protocolo negociado en 2019 por el exprimer ministro Boris Johnson.

El Protocolo revisado, que elimina los controles fronterizos para los bienes que se muevan solo entre Reino Unido e Irlanda del Norte -los mantiene para los que vayan a la república de Irlanda-, ha sido bien recibido tanto por la mayoría de diputados conservadores como por la oposición parlamentaria, así como los principales sectores económicos.

Los aspectos más importantes de dicho protocolo son:

LIBRE CIRCULACIÓN DE BIENES

Desde la entrada en vigor del Brexit, el protocolo ha mantenido a Irlanda del Norte dentro del mercado interior comunitario y británico, por lo que los controles al comercio entre el Reino Unido y la UE se han efectuado en los puntos de entrada norirlandeses, lo que evita levantar una frontera física entre las dos Irlandas y no perjudicar el acuerdo de paz de Viernes Santo (1998).

Esa frontera comercial, situada en el mar de Irlanda, ha creado también problemas políticos entre los unionistas probritánicos, pues consideran que afecta a su relación con el resto del Reino Unido, y éstos han boicoteado desde hace un año la formación de un Gobierno de poder compartido con los nacionalistas.

Un cartel reza: "Brexit: ¿valió la pena?".
Un cartel reza: "Brexit: ¿valió la pena?".

El acuerdo negociado establece ahora un sistema de carriles verdes y rojos entre Gran Bretaña (Escocia, Gales e Inglaterra) y la provincia.

Por los carriles verdes -monitorizados electrónicamente por la CE-, irán las mercancías destinadas a Irlanda del Norte sin controles de rutina, mientras que por los rojos lo harán las que sean exportadas a la República de Irlanda para entrar en el mercado comunitario, por lo que se someterían a trámites aduaneros en puertos norirlandeses.

LA POSICIÓN DE IRLANDA DEL NORTE EN EL REINO UNIDO

El segundo elemento del acuerdo aborda la aplicación de ciertas leyes comunitarias y, en consecuencia, la situación de que algunas leyes británicas no puedan aplicarse en la región, lo que, según los unionistas, pone en peligro su relación constitucional con el Reino Unido.

Esto ha provocado, por ejemplo, que Irlanda del Norte y Gran Bretaña (Inglaterra, Gales y Escocia) impongan diferentes impuestos, como el IVA, a productos como el alcohol o materiales de energías renovables, dado que la provincia se rige por las normas del mercado interior comunitario, con lo que tampoco tenía acceso a ayudas estatales de Londres, vetadas por Bruselas para evitar una competencia desleal.

Un mapa previo a la votación que resultó en la salida de Reino Unido de la Unión Europea muestra que Escocia e Irlanda del Norte votaron por permanecer en el bloque.
Un mapa previo a la votación que resultó en la salida de Reino Unido de la Unión Europea muestra que Escocia e Irlanda del Norte votaron por permanecer en el bloque.

Con el nuevo pacto, el Gobierno británico podrá efectuar “cambios clave en el IVA”, según ha explicado el primer ministro, Rishi Sunak, quien avanzó que ahora podrá, por ejemplo, modificar las imposiciones fiscales a ciertos productos con el mismo efecto en todas las regiones británicas.

EL DÉFICIT DEMOCRÁTICO EN IRLANDA DEL NORTE

Ha sido uno de los asuntos más delicados de estas negociaciones por el rechazo firme del probritánico Partido Democrático Unionista (DUP) -segunda fuerza norirlandesa- al papel que desempeñaría en la provincia el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

El anterior acuerdo, aceptado por el anterior primer ministro británico, Boris Johnson, disponía que Irlanda del Norte se regía por las leyes comunitarias respecto al mercado único y que cualquier disputa se dirimiría en los tribunales europeos, lo que también se topó con la oposición del ala dura del Partido Conservador.

Esto también ha sido una “línea roja” para Bruselas, que entendía que el acceso de Irlanda del Norte al mercado único le ataba a la legislación comunitaria y a sus órganos de arbitraje. La solución de compromiso ha sido la aplicación de un sistema similar al que tiene, por ejemplo, Noruega, que está fuera del bloque pero tiene acceso al mercado interior. De esta manera, Bruselas deberá avisar con tiempo a Londres sobre nuevas reglas o directivas que afecten a Irlanda del Norte, de manera que el sistema británico tendrá la opción de estudiarlas y apelar.

El Acuerdo marco de Windsor también introduce el llamado “freno de Stormont”, un nuevo instrumento que permitirá a la Asamblea norirlandesa bloquear la aplicación de nuevas leyes comunitarias en la provincia. Esta “salvaguarda” permitirá a los políticos locales no solamente opinar acerca de las normas del mercado único comunitario, sino también bloquear su aplicación en la provincia británica.

Si este “freno” de Stormont se activa, el Gobierno británico podrá vetar la aplicación de esas nuevas leyes en Irlanda del Norte. Con este programa actualizado, el primer ministro Sunak deberá enfrentar hoy a sus parlamentarios que sostienen una posición anti Unión Europea y que podrían exigirle ajustes sobre el nuevo protocolo.

COMPARTIR NOTA