25 de mayo de 2024

Logo
Logo

Guerra en Ucrania: vuelve el invierno y Kiev teme caída del apoyo internacional

Vuelve la amenaza del invierno al frente y en Kiev temen disminución general del apoyo occidental.
Vuelve la amenaza del invierno al frente y en Kiev temen disminución general del apoyo occidental.

Mientras las tropas rusas prosiguen sus avances en el frente oriental de Ucrania, el regreso del invierno a casi dos años del comienzo del conflicto supone un desafío para los soldados en el frente.

Las tropas rusas han conseguido progresos junto a Avdivka, uno de los principales bastiones ucranianos en el frente oriental, en cuyos alrededores se libra la batalla más encarnizada de los últimos meses, y donde los militares ucranianos combaten para evitar ser rodeados.

“Las fuerzas rusas llevaron a cabo operaciones ofensivas cerca de Avdivka el 3 de diciembre y recientemente hicieron avances confirmados”, señaló en su último informe el Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW). Los expertos del ISW indicaron que, según imágenes geolocalizadas el pasado sábado, las tropas rusas avanzaron al oeste de la línea del ferrocarril al norte de Stepove, situada a solo tres kilómetros al noroeste de Avdivka.

La ciudad, un verdadero fortín, se encuentra a apenas diez kilómetros al noroeste de Donetsk, capital de la región homónima, plaza fuerte de Rusia en el este de Ucrania desde 2014, cuando estalló la sublevación prorrusa.

La zona más caliente fue un día más el eje de Avdivka, donde las tropas de Kiev, según el mando militar ucraniano, rechazaron 21 ataques, infligiendo numerosas bajas a las tropas rusas. Y es que, si bien la caída del invierno ha ralentizado la marcha de las acciones bélicas, la intensidad de los combates no ha decaído en el frente oriental. Sin embargo, son cada vez más la voces, tanto en Ucrania como en Rusia, que advierten de que la guerra ha entrado en una nueva fase y que puede convertirse en una carrera de fondo.

“No hay duda de que ahora ha comenzado una nueva etapa de la guerra para todos (incluidos los socios de Ucrania). Una etapa en la que hay que abandonar el excesivo conservadurismo (más bien, la pasividad) y decidir los objetivos finales”, escribió en X el asesor de la Oficina de la Presidencia ucraniana Mijaíl Podolyak. Advirtió de que “hay que abandonar las ilusiones peligrosas” acerca de que Rusia regrese repentinamente a su estado anterior a la guerra y pueda negociar. En Moscú, a juzgar por las decisiones del presidente ruso, Vladímir Putin, tampoco ven próximo el fin de las acciones militares.

Una de las grandes preocupaciones de Kiev es la interrupción del flujo regular de la ayuda occidental tanto financiera como militar para afrontar una guerra de desgaste, táctica por la que aparentemente apuesta Rusia tras el fracaso de la guerra relámpago que planteó al comienzo de la campaña.

La Casa Blanca advirtió ayer al Congreso que si no aprueba fondos adicionales antes de fin de año, EE.UU. no podrá continuar suministrando armamento y equipos a Ucrania, lo que acarrearía graves consecuencias en los campos de batalla. Así lo manifestó la directora de la Oficina de Administración y Presupuesto de EE.UU. en sendas misivas a los líderes republicanos y demócratas del Congreso.

En Europa también hay quienes se oponen a brindar asistencia militar a Ucrania: el presidente de Bulgaria, Rumen Radev, considerado prorruso, vetó ayer un acuerdo entre el Gobierno de su país y el ucraniano para la entrega de un centenar de vehículos blindados de fabricación soviética.

COMPARTIR NOTA