29 de mayo de 2024

Logo
Logo

La ONU afirma que el proyecto de ley de inmigración de Sunak es “ilegal”

El primer ministro británico, Rishi Sunak, en 10 Downing Street. (AP/Frank Augstein)
El primer ministro británico, Rishi Sunak, en 10 Downing Street. (AP/Frank Augstein)

El primer ministro británico es acusado de violar el derecho internacional con el proyecto para frenar las migraciones por el Canal de la Mancha. La oposición afirma que va a fracasar.

El plan anunciado por el primer ministro británico, Rishi Sunak, que impediría pedir asilo a inmigrantes que lleguen en botes o embarcaciones pequeñas, “contravendría las obligaciones del Reino Unido en virtud del derecho internacional y de los refugiados”, afirmó ayer el alto comisionado de la ONU para los derechos humanos, Volker Türk.

“Estoy profundamente preocupado por esta legislación, que permitiría a las autoridades británicas detener y expulsar a aquellos que entren en Reino Unido en pequeñas embarcaciones a través del canal de la Mancha, prohibiéndoles futuras reentradas y solicitar ciudadanía británica”, destacó Türk en un comunicado.

La legislación propuesta por Sunak el pasado martes “también plantea dudas específicas en materia de derechos humanos, como la violación del derecho a una valoración individual de cada caso y la prohibición de las expulsiones colectivas y la detención arbitraria de inmigrantes”, añadió. “Toda persona que se ve obligada a dejar su país de origen para buscar seguridad y dignidad en el exterior tiene derecho a que sus derechos humanos sean totalmente respetados, sin importar su estatus migratorio o la forma en que llegan a un país”, concluyó la nota de Türk.

Por su parte, Sunak defendió ayer en el Parlamento su ley migratoria de los ataques de la oposición laborista, que considera que su promesa de acabar con la llegada de pateras no es más que “retórica vacía”. El primer ministro británico enmarcó la llegada de demandantes de asilo en barcas a través del canal de la Mancha dentro de “un problema migratorio global”, y aseguró que su intención es hacer que los inmigrantes entren en el Reino Unido de manera “justa y legal”.

El proyecto de ley presentado por Sunak y su ministra del Interior, Suella Braverman, prohibirá a quienes lleguen en botes pedir asilo y prevé su expulsión en el plazo de unas semanas a su país de origen, si es seguro, o a un tercer país considerado como “seguro” y con el que el Reino Unido tiene acuerdos, como Ruanda. “No hemos oído su plan (de los laboristas), pero sabemos cuál es: puertas abiertas a la inmigración y asilo ilimitado. Nosotros estamos del lado de los ciudadanos británicos”, le respondió Sunak a Keir Starmer, presidente del partido laborista, en su intervención.

Por su lado, el laborista recordó los continuados fracasos de los sucesivos gobiernos conservadores en la cuestión migratoria y pronosticó que esta última reforma también está destinada a ser un fiasco. “En la última década han introducido cinco planes migratorios, que han sido un fracaso tras otro, y todo va sólo a peor. La gente está cansada de palabras duras y acciones inadecuadas”, dijo Starmer.

COMPARTIR NOTA