24 de abril de 2024

Logo
Logo

Líbano ataca desde el norte a Israel con decenas de misiles mientras Hamás continúa operando en el sur

El líder de Hezbolá, Hasán Nasrala, aregando a sus seguidores contra el pueblo de Israel, en una imagen de archivo. Las convocatorias son asiduas en Líbano, a la vez que el país se cae a pedazos y el hambre se extiende entre los civiles que ya no tienen dónde trabajar.
El líder de Hezbolá, Hasán Nasrala, aregando a sus seguidores contra el pueblo de Israel, en una imagen de archivo. Las convocatorias son asiduas en Líbano, a la vez que el país se cae a pedazos y el hambre se extiende entre los civiles que ya no tienen dónde trabajar.

Hezbolá, el ala terrorista iraní creada en Líbano, lanzó una ola de misiles contra Safed, al norte de Israel, a lo que las FDI respondieron con un ataque de precisión con aviones de combate.

Los ataques a Israel son cada vez más intensos: comenzaron con la masacre del 7 de octubre por parte de los terroristas de Hamás, que son las milicias menos profesionales preparadas por Irán para destruir al Estado judío, y ahora que están acorralados y al borde de ser desmantelados, Irán ordena a Hezbolá que desgaste a las FDI desde el norte.

Este miércoles 14 de febrero comenzó con la ola de misiles de Hezbolá que mataron a una persona y dejaron a varios heridos al norte de Israel. La respuesta del ejército fue el envío de varios aviones de combate que bombardearon las posiciones del grupo terrorista al sur del Líbano.

Hezbolá cuenta con más de 100.000 milicianos y recibe más fondos iraníes que Hamás, que recluta terroristas entre los más pobres de Gaza con ofertas de dinero muy bajas y planes de entrenamiento dirigidos desde la infancia mediante las instituciones educativas de la UNRWA. Allí, prácticamente todos los niños de Gaza son educados para convertirse en terroristas desde el jardín de infantes, donde se les enseña a odiar a los judíos y se les impone el deber “sagrado” de asesinarlos para “llegar al paraíso” donde “72 vírgenes” los esperan para siempre si se convierten en mártires.

Los libaneses, en cambio, reciben un fuerte entrenamiento militar, armas más sofisticadas y mejores salarios, por lo que muchos hombres se inscriben voluntariamente por la oportunidad económica en un país absolutamente devastado por sus propias guerras internas, digitadas por el régimen iraní desde hace años para acorralar a los civiles en contra de Israel.

Por su parte, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha negado que su Gobierno tenga ahora sobre la mesa una nueva propuesta de Hamás para liberar rehenes a cambio de presos palestinos y, en cualquier caso, ha descartado cualquier avance salvo que el grupo renuncie a sus “ilusorias” propuestas.

“Israel no ha recibido en El Cairo ninguna nueva propuesta de Hamás sobre la liberación de nuestros rehenes”, ha dicho Netanyahu en un comunicado difundido por su oficina, un día después de que el jefe del Mossad mantuviese una serie de reuniones en la capital egipcia.

Netanyahu subrayó que “Israel no cederá a las peticiones ilusorias de Hamás”. “Un cambio en las posiciones de Hamás permitirá que las negociaciones avancen”, sentenció, horas después de que se dieran a conocer videos en los que se ve a Yahya Sinwar, el líder máximo de Hamás e ideólogo principal de la masacre, huyendo con su esposa y sus hijas por los túneles debajo de Gaza 3 días después del 7 de octubre.

También se encontró el último refugio de Sinwar en Rafah, que claramente había sido abandonado apenas horas antes, ya que el líder y sus milicianos dejaron atrás numerosas armas y millones de dólares entre shékels y billetes norteamericanos en una caja fuerte. Como se puede observar en los videos publicados por las FDI, Sinwar vivía cómodamente bajo tierra mientras a los rehenes no se les da de comer, se los abusa física y sexualmente y se los utiliza de escudos humanos mientras las fuerzas israelíes les pisan los talones.

COMPARTIR NOTA