21 de abril de 2024

Logo
Logo

París, un basurero gigante con “ratas y ratones” por las protestas para evitar la suba de la edad jubilatoria

La mugre en Paris
La mugre en Paris

Es por el paro de recolectores. Cerca de 5.400 toneladas de desechos permanecen en las calles de la capital francesa.

Las bolsas de basura se acumulan en París, donde 5.400 toneladas de desechos siguen sin ser recogidas el domingo por la huelga de los recolectores, que por séptimo día consecutivo expresan su rechazo a la reforma de las pensiones, según la alcaldía.

Además de los recolectores, también están paradas tres plantas de incineración a las puertas de la capital francesa, lo que explica que en algunos barrios, las bolsas ocupen toda la vereda.

Como en París, otras ciudades francesas se encuentran afectadas por el paro en la recogida de basuras, pero las movilizaciones abarcan también otros sectores desde el miércoles pasado.

“El movimiento (de protesta) se va a prolongar hasta el miércoles. Estamos muy determinados a continuar hasta que se retire este proyecto de ley”, confirmó este lunes Régis Vieceli, secretario general de la filial de desechos y saneamiento de París del sindicato CGT, en declaraciones al canal BFMTV.

La mugre sin levantar en Paris
La mugre sin levantar en Paris

Los agentes de la municipalidad recolectan la basura en la mitad de la ciudad mientras la otra es gestionada por prestatarios privados.

El reclamo de los recolectores de basura

El sindicato CGT recuerda que actualmente los recolectores y conductores de basuras pueden jubilarse a los 57 años sin bonificaciones, edad que se retrasaría a los 59 años si se aprueba la reforma de las pensiones.

El proyecto, impulsado por el presidente Emmanuel Macron, busca extender la edad de jubilación de 62 a 64 años para 2030 y adelanta a 2027 la exigencia de aportar 43 años (y no 42 como hasta ahora) para cobrar una pensión completa.

“La gran mayoría del personal del departamento de gestión de residuos y aguas tiene una esperanza de vida de entre 12 y 17 años inferior a la del resto de los trabajadores”, subraya el sindicato.

En las calles, las personas interrogadas por AFP el domingo suelen aprobar ese movimiento de huelga.

Los recolectores “son las primeras víctimas de esta reforma” porque “muchas veces comenzaron a trabajar jóvenes” y “hacen un trabajo más difícil que otras personas que están en oficinas”, comenta Christophe Mouterde, un estudiante de 18 años.

Paris y la mugre por el paro de recolectores.
Paris y la mugre por el paro de recolectores.

“Es terrible, hay ratas y ratones”, señala Romain Gaia, un pastelero de 36 años. Sin embargo, opina que el hecho de que los recolectores trabajen más tiempo “es un delirio”.

“Tienen toda la razón de hacer huelga” y “deberían hacer que durara quizá aún más”, afirma el pastelero. Se trata de “personas que normalmente no tienen ningún poder, pero si dejan de trabajar, tienen un poder real”, afirmó.

Nueva jornada nacional de protesta

La próxima gran jornada de protestas --que será la octava desde que el gobierno desveló los detalles de su proyecto para cambiar el acceso a la jubilación en enero pasado-- está convocada por el conjunto de los sindicatos para el próximo miércoles.

Ese día marca el principio de la recta final de la tramitación parlamentaria de la reforma de pensiones, después de que el Senado, donde la derecha tiene la mayoría, adoptase la propuesta.

El Senado francés (Cámara alta) aprobó el sábado la polémica reforma, que aún debe ser votada en la Asamblea Nacional (cámara baja), posiblemente el jueves.

El miércoles, una comisión mixta paritaria compuesta por siete senadores y siete diputados deberá reunirse para acordar un texto común, que tenga en cuenta las últimas modificaciones y que deberá ser, después, validado nuevamente por ambas cámaras.

COMPARTIR NOTA