26 de mayo de 2024

Logo
Logo

Pedro Sánchez se reúne con Xi Jinping en China

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, y su homólogo chino, Xi Jinping, reunidos en Pekín este viernes.
El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, y su homólogo chino, Xi Jinping, reunidos en Pekín este viernes.

El presidente del gobierno español está de visita en China con el fin de establecer acuerdos comerciales y diplomáticos.

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, comenzó ayer su visita a China con el fin de establecer acuerdos diplomáticos, económicos y políticos y también para hablar del rol mediador de Xi Jinping en el conflicto que Rusia mantiene con Ucrania y la OTAN.

Sánchez es el primer líder europeo en reunirse con el mandatario chino, tras el encuentro de este en Moscú con Vladímir Putin. Es por ello por lo que el conflicto armado en el este de Europa fue uno de los principales temas, aunque no el único: también hablaron de economía y del 50 aniversario de las relaciones diplomáticas entre ambos países, así como de las prioridades españolas para la casi inminente presidencia rotatoria de la Unión Europea.

Desde el palacio presidencial intentan no imponer sobre el presidente el papel de mediador. No obstante, fuentes gubernamentales aseguran que Sánchez sí le trasladará a su homólogo chino la esperanza de que intermedie para lograr la paz y, también, cuál es la posición española y europea sobre el conflicto, que pasa por dar a Ucrania un papel predominante en dicho proceso.

En este sentido, este mensaje ya se lo comunicó Sánchez a Xi en el encuentro bilateral que ambos celebraron en la Cumbre del G-20 que tuvo lugar en Bali el pasado mes de noviembre. Según trasladó el Gobierno entonces, el presidente le pidió usar su influencia sobre Putin para poner fin a la guerra. El dirigente chino respondió entonces que no tenía dicha influencia, aunque luego de la cumbre de los pasados días en Moscú, los grandes líderes mundiales miran a Xi como el único capaz de estabilizar la situación. Además, desde el Ejecutivo señalan que sería un gran gesto que el presidente chino hablase con Volodímir Zelenski, presidente ucraniano, con el que el Gobierno español tiene contacto continuo.

Sobre el llamado “plan de paz” de China para la situación ucraniana, el jefe del Ejecutivo español lo ha tildado como un “un posicionamiento de lo que considera que es necesario para fijar la paz”. En este sentido, el presidente ha destacado el rechazo de China al uso de armamento nuclear, una de las recurrentes amenazas de los medios occidentales sobre el accionar de Rusia. También, el “respeto a la integridad territorial”, que Sánchez interpreta como “una referencia” a la carta de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

El viaje también forma parte de una decisión de China de salir completamente de un aislamiento diplomático y político que ahra busca reconstruir. Las relaciones con España también se han enfriado y fuentes cercanas al presidente creen que es el momento de retomarlas. Desde 2018, año en el que Xi Jinping realizó una visita de Estado a dicho país, Sánchez y él solo se han visto en la última cumbre del G-20.

En cuanto a la economía, España quiere que las relaciones de este tipo con el gigante asiático comiencen a ser más equitativas, puesto que China es principal proveedor y pero España está por debajo de los diez primeros puertos en exportadores. También Sánchez habló de darle un impulso al turismo de origen chino, que desde el gobierno se define como de calidad y de alto poder adquisitivo.

Por último, el presidente español asistió a la apertura de la Conferencia Anual del Foro de Boao para Asia durante la jornada de ayer jueves, una especie de Foro de Davos. En este encuentro económico, que comenzó a celebrarse en el año 2000, Sánchez se reunió con empresas españolas afincadas en china y con compañías chinas con intereses de inversión en España.

COMPARTIR NOTA