30 de mayo de 2024

Logo
Logo

Rusia teme ataque masivo a la central nuclear de Zaporiyia

Central nuclear de Zaporiyia
Central nuclear de Zaporiyia

Luego de otro ataque con drones al Kremlin, que fue neutralizado, el ejército ruso toma medidas en la central que sería un último recurso de las tropas ucranianas, cada vez más aisladas de la OTAN.

Rusia está tomando medidas para contrarrestar una posible amenaza de sabotaje por parte de Kiev a la central nuclear de Zaporiyia, comunicó el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

El 4 de julio Renat Karchaa, asesor del director general de la compañía rusa Rosenergoatom, alertó de que Ucrania estaba dispuesta a atacar la planta nuclear de Zaporiyia en la madrugada del 5 de julio con armas de alta precisión y drones kamikaze, así como a lanzar municiones que contienen desechos radiactivos.

El régimen de Kiev mostró en varias ocasiones su determinación de no despreciar nada. Hace poco, observamos esto durante el ataque a la central hidroeléctrica de Kajovka con consecuencias terribles. Por lo tanto, es obvio que se toman medidas para contrarrestar esto”, dijo Peskov, respondiendo a una pregunta de cómo el Kremlin evalúa la situación en la planta nuclear de Zaporyia.

Malla de seguridad colocada en la Central nuclear de Zaporiyia.
Malla de seguridad colocada en la Central nuclear de Zaporiyia.

Esto teniendo en cuenta que, desde el comienzo de la Operación Especial Militar rusa, se han repelido varios ataques menores a la planta, lo que ha llevado a las tropas de Putin a cubrirla con mallas metálicas protectoras y a trasladar varios de los suministros radiactivos a zonas más seguras. El 29 de junio, Rusia envió una misiva al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para explicar las provocaciones realizadas por las Fuerzas Armadas de Ucrania a la central nuclear de Zaporozhie, la más grande de Europa. De paso, también recordó el papel activo de la OTAN en el conflicto ucraniano.

Por otra parte, la contraofensiva ucraniana continúa enfocada en objetivos civiles y según los últimos reportes, “A última hora de la tarde, el enemigo lanzó feroces ataques contra zonas residenciales y un complejo hospitalario en el distrito Chervonogvardeyski de Makéevka. La explosión fue sentida por la mayoría de los residentes de Makéevka y Donetsk. Por el momento, se sabe que 25 personas han resultado heridas, entre ellas dos niños: una niña de 2 años y 9 meses y un niño de 7 años. Todos están recibiendo la asistencia médica necesaria”, comunicó Denís Pushilin, jefe en funciones de la república popular de Donetsk (RPD).

Mientras la guerra y, sobre todo, el financiamiento a Ucrania se tornan cada vez más impopulares entre los ciudadanos europeos por la profunda crisis económica desatada y el uso propagandístico del apoyo a Kiev, los líderes de la OTAN comienzan a dar muestras públicas de aislamiento hacia Volodimir Zelenski, que continúa reclamando más armas y el envío de los caza F-16 para combate aéreo.

Los disturbios crecientes en Francia tienen a Emmanuel Macron entre las cuerdas y a Suecia en el ojo de la tormenta por su política islamofóbica, al tiempo que Reino Unido se desmorona económicamente mientras Rishi Sunak intenta contener el estallido y Alemania y España buscan la manera de saltearse sus propias sanciones a la energía rusa debido a los altísimos costos que están pagando a EE.UU. por las mismas.

Por su parte, Washington está entrando en clima electoral y todos los sectores aspirantes a la Casa Blanca, incluyendo al actual presidente, están midiendo la opinión pública en torno a la guerra, para definir si continúa el apoyo “incondicional” o comienzan a cerrar filas. Al momento, Zelenski ha firmado acuerdos comerciales con varias multinacionales que se ocuparán de la “reconstrucción de Ucrania”, poniendo varias áreas del Estado en manos de privados, así como el control de grandes extensiones de tierra negra vendidas al comienzo de la Operación rusa, que ahora están en manos de Carghill y Monsanto.

COMPARTIR NOTA