26 de mayo de 2024

Logo
Logo

Soldados ucranianos en Bajmut reclaman no recibir “ningún apoyo”

Soldado ucraniano en Bajmut. Aseguran estar en una "picadora de carne" mientras Zelenski no ordena la retirada de la ciudad sitiada por el Grupo Wagner.
Soldado ucraniano en Bajmut. Aseguran estar en una "picadora de carne" mientras Zelenski no ordena la retirada de la ciudad sitiada por el Grupo Wagner.

En entrevista de un medio ucraniano, varios soldados afirman que dejaron a adolescentes y ancianos sin preparación al frente de una “picadora de carne” en la ciudad sitiada por el Grupo Wagner.

Los soldados ucranianos en el frente de Bajmut, en el este del país y epicentro actualmente de los combates con los rusos, se sienten desprotegidos ante la oleada incesante de bombardeos y ataques que llegan del otro lado del frente. El medio ucraniano The Kyiv Independent recoge este lunes testimonios de más de una docena de soldados ucranianos en la zona que describen el frente como “una picadora de carne”, por el alto número de bajas que se están produciendo.

Durante las breves visitas que estos militares hacen a la cercana ciudad de Kostiantynivka, los soldados de infantería ucranianos narraron a The Kyiv Independent que batallones mal entrenados y sin preparación fueron arrojados a la primera línea “para sobrevivir lo mejor que pudieran” con escaso apoyo de vehículos blindados, morteros, artillería, drones e información táctica. El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, ha reconocido la difícil situación en Bajmut.

“No recibimos ningún apoyo”, dice un soldado llamado Serhiy, que ha estado luchando en el frente en Bajmut, sentado con su amigo, también llamado Serhiy, para conversar en un pequeño café en el mercado Kostiantynivka. “Cuando sales a la posición, ni siquiera hay una probabilidad del 50/50 de que salgas de allí (vivo)”, asegura otro soldado. “Es más como 30/70″.

Relataron que la artillería rusa, los vehículos de combate de infantería y los vehículos blindados de transporte de personal a menudo pueden atacar posiciones ucranianas durante horas o días sin que las armas pesadas ucranianas puedan detenerlos. Según el medio ucraniano, algunos se quejaron de la falta de coordinación y de conciencia sobre la situación en el frente, y también de la escasez extrema de municiones y de tener que usar armas que se remontan a la Segunda Guerra Mundial.

Desde el otro lado del frente, el empresario Yevgueni Prigozhin dijo que “si la compañía militar privada Wagner [que él dirige] se repliega de Bajmut, se desmoronará todo el frente”. En un vídeo publicado en YouTube Prigozhin añadió que el desmoronamiento puede llegar “hasta las fronteras de Rusia y, quizás, más allá”. Hoy mismo Rusia ha vuelto a denunciar ataques ucranianos más allá de su frontera mientras su ministro de Defensa, Serguéi Shoigu, visita la zona de operaciones rusas en Ucrania para inspeccionar las obras de reconstrucción en el Donbás, según indicó en un comunicado.

La defensa antiaérea rusa derribó tres misiles en la región de Bélgorod, fronteriza con Ucrania, aseguró hoy el gobernador, Viacheslav Gladkov. “Nuestro sistema de defensa aérea funcionó en Novi Oskol. Tres misiles (fueron) derribados”, indicó el político en su canal de Telegram. Asimismo, Moscú denunció bombardeos contra una localidad de la región de Kursk, también fronteriza con Ucrania, en los que resultaron dañadas instalaciones eléctricas, con lo que los ataques de Ucrania a territorio ruso se hacen cada vez más frecuentes.

Prigozhin añadió que los Wagner, por una parte, “atraen a todo el Ejército ucraniano y no le permite concentrarse en otros sectores del frente”. “Y, por otra, avanzamos y los demás (los militares) se ven obligados a seguirnos para no quedar retratados”, dijo Prigozhin, considerado próximo al presidente ruso, Vladímir Putin.

Zelenski, por su parte y a pesar de las denuncias ya públicas de sus propios soldados, no ha ordenado la retirada de Bajmut, pese a que sí retiró a las fuerzas especiales y a los altos mandos de la ciudad hace ya varios días. Estos grupos profesionales, antes de partir, detonaron todos los puentes que salen de la ciudad, dejando a sus propios soldados atrapados con el Grupo Wagner, que días atrás pedía al presidente ucraniano que les permitiera irse ya que podrían resistir “uno o dos días” con la nula preparación militar, la carencia de municiones y la edad. Zelenski continúa sin pronunciarse al respecto.

COMPARTIR NOTA