21 de junio de 2024

Logo
Logo

Córdoba: una joven la hizo RCP a un hombre que fue brutalmente agredido a la salida de un boliche y le salvó la vida

Una joven que se hizo pasar por su amigo aprovechó la situación y le robó el celular.  - Foto Twitter @Triiniibelenok
Una joven que se hizo pasar por su amigo aprovechó la situación y le robó el celular. - Foto Twitter @Triiniibelenok

Una joven que se hizo pasar por su amigo aprovechó la situación y le robó el celular.

Una joven cordobesa la salvó la vida a un hombre que había sido brutalmente golpeado a la salida de un baile. Ocurrió en el Estadio del Centro, ubicado en plena ciudad.

“Le hice RCP a un chico q le patearon la cabeza a la salida del estadio y después de 10 minutos logré que se despertara, no se imaginan lo que fue y como me siento”, contó Trinidad Toledo en Twitter.

Según explicó El Doce, el hecho ocurrió en la madrugada del domingo. El joven fue atacado por un grupo de por lo menos tres hombres, que le propinaron golpes en diferentes partes del cuerpo y en la cabeza.

Debido a la golpiza, el joven quedó inconsciente y mientras estaba en el piso una mujer, que se hizo pasar por su amiga, aprovechó y le robó el celular.

En un video que circula en las redes sociales, se puede ver a la víctima tendida en el suelo mientras que las personas a su alrededor gritan para que se detenga la agresión.

“Me acordé de Fernando Báez Sosa, fue lo único que se me vino a la mente”, dijo Trinidad a El Doce al recordar el hecho. “Vi un montón de gente amontonada. Ya me estaba yendo y cuando se dispersaron, lo vi en el piso y a tres que le pegaban”, recordó.

La joven se acercó a la víctima y comenzó a asistirlo. “Le abrí los ojos, los tenía blanco y no respiraba”, contó la chica. Tras una primera “evaluación” comenzó a realizarle maniobres RCP.

“Cuando le siento el pulso lo dejo de hacer y pido hielo. Estaban todos amontonados y no podía respirar. Le mojo la cabeza y cuando le mojo la nuca se mueve y despertó”, detalló.

Trinidad sabía exactamente qué hacer, había aprendido las maniobras en el secundario y durante un curso de Secretariado Médico. Tras la primera reacción, los amigos de la víctima con ayuda de un desconocido lo trasladaron al hospital más cercano.

“Cuando lo vi y se fue no podía creer. Caí cuando me volvía a mi casa. Mis amigos me decían ‘dejá de llorar’. Sucedió todo muy rápido”, cerró Trinidad.

COMPARTIR NOTA