25 de mayo de 2024

Logo
Logo

El socio mendocino del financista “El Croata” y su relación con el caso “Bobinas blancas”, que condenó a dos hermanos de Luján

En los allanamientos se secuestraron armas de fuego y grandes sumas de dinero. | Foto: Prensa PFA
En los allanamientos se secuestraron armas de fuego y grandes sumas de dinero. | Foto: Prensa PFA

El jueves se allanó una caja de seguridad del empresario local Federico Pulenta, en el marco de una investigación por transferencia de dólares al exterior. Es investigado también por un desprendimiento de los narcos mexicanos que quisieron traficar desde Argentina 2000 kilos de cocaína.

En 2021, dos hermanos mendocinos fueron condenados por ser parte de la pata local de un cártel mexicano que intentó transportar casi 2.000 kilos de cocaína desde Argentina hasta Canadá. Pero la operación fue detectada y los responsables fueron condenados, cerrando así uno de los mayores casos de narcotráficos realizados en el país, que fue conocido como “Bobinas blancas”.

El caso ha vuelto a tomar trascendencia luego de que otro mendocino, el empresario Federico Pulenta, fuera detenido en 24 de octubre pasado junto a su socio, Ivo Rojnica, conocido como “El Croata”, un financista bajo sospecha de dirigir la principal “cueva” financiera en la Ciudad de Buenos Aires.

Ambos fueron arrestados durante una operación fue llevada a cabo por el Departamento Contra el Crimen Organizado de la Policía de la Ciudad y la Policía Federal, en el marco de una investigación por lavado de dinero relacionado con el Cártel de Sinaloa.

El empresario Federico Puenta fue detenido.
El empresario Federico Puenta fue detenido.

Se trata de una investigación abierta desde hace cinco años en el Juzgado de Lomas de Zamora en relación a la actividad en el país de un cártel de droga mexicano y es el desprendimiento de un operativo contra el narcotráfico que se conoció como “Bobinas blancas”.

Paralelamente, Rojnica y Pulenta son investigados por Juzgado Federal 8, a cargo de Marcelo Martínez de Giorgi, quien ha puesto el foco sobre la empresa financiera Nimbus Group, que operaba desde un edificio en la qvenida San Martín, y fue allanada recientemente por la Aduana-AFIP y la Policía Federal en medio de estrictos controles debido a la escalada del dólar libre.

El último jueves, la Dirección General de Aduanas (DGA) junto a la Policía Federal realizó allanamientos en una oficina del microcentro porteño y en una caja de seguridad de una sucursal del banco Santander a nombre de Pulenta, buscando elementos que acrediten maniobras irregulares de los financistas. Concretamente, se investiga si existieron transferencias millonarias de dólares.

Los investigadores buscan dinero en efectivo en una causa en la cual ya se secuestraron documentos de interés y casi 2 millones de dólares, en otras medidas similares.

Según trascendió, una empleada de “El Croata” manejaba un grupo de WhatsApp denominado SM140 en el que “inversores” se comunicaban para realizar operaciones de fuga de dólares al exterior a través de sociedades en Hong Kong y Estados Unidos que serían de los financistas investigados.

Una banda narco con dos mendocinos condenados

La llamada operación “Bobinas blancas” se cerró en septiembre de 2021 cuando siete personas, entre ellas dos mendocinos, fueron condenadas a penas de entre 5 y 15 años de prisión, acusadas de haber almacenado casi dos toneladas de cocaína en un depósito del parque industrial de la ciudad bonaerense de Bahía Blanca en 2017 y en un galpón ubicado en Perdriel, Luján de Cuyo.

Los mendocinos condenados fueron Marcelo y Darío Cuello, quienes cumplen penas de 6 y 5 años, respectivamente. Según la acusación, los mendocinos se encargaron de acopiar la droga encontrada escondida en un galpón ubicado a la altura del kilómetro 4.200 de la ruta nacional 40.

Pero, por otra parte, con ayuda financiera de los narcos mexicanos regenteaban una empresa relacionada con la minería que se dedicaba a la compra de piedras, entre ellas, unas de cuarzo que eran utilizadas para disimular la droga y que eran acopiadas en la misma empresa.

La relación entre los mendocinos y los mexicanos quedó registrada en las escuchas telefónicas que se realizaron, en las cuales se comprobó que los locales recibían instrucciones de los extranjeros. Los Cuello eran responsables una sociedad constituida tres años antes dedicada al acopio de material pétreo.

En septiembre de 2021 los siete narcos fueron condenados por el almacenamiento de la droga. El Tribunal Oral en lo Criminal Federal (TOF) de Bahía Blanca, integrado por los jueces Pablo Díaz Lacava, Pablo Larriera y Pablo Candisano Mera, condenaron a los mexicanos Gilberto Acevedo Villanueva (33), Jesús Madrigal Vargas (33) y Max Rodríguez Córdova (48).

Junto a ellos también fueron penados los argentinos Darío Maximiliano Cuello (33); su hermano, Marcelo Rafael Cuello (48), Amílcar Darío Martino (62) y Emanuel García (42), este último operador de bitcoins.

La droga era enviada desde Mendoza a Bahía Blanca por tierra y allí, embalada en bobinas de acero. | Foto: archivo
La droga era enviada desde Mendoza a Bahía Blanca por tierra y allí, embalada en bobinas de acero. | Foto: archivo

El tribunal condenó a Max Rodríguez Córdova a 15 años de prisión por ser considerado “coautor penalmente responsable de almacenamiento ilegal de estupefacientes agravado por la intervención de tres o más personas organizadas para cometerlos”, en el marco de la Ley 23.737 de estupefacientes.

Marcelo Cuello y Amílcar Martino fueron condenados a 6 años de prisión por considerarlos “partícipes secundarios penalmente responsables del delito de almacenamiento ilegal de estupefacientes agravado por la intervención de tres o más personas”.

En tanto, Darío Cuello fue condenado a la pena de 5 años de prisión como “partícipe secundario penalmente responsable del delito de almacenamiento ilegal de estupefacientes agravado por la intervención de tres o más personas organizadas para cometerlo”.

Por último, el tribunal condenó a Emanuel García a la pena de 5 años de prisión, con una multa de 8 veces el monto de las operaciones como autor penalmente responsable del delito de lavado de activos por hechos del 28 de abril, 5 de mayo, 10 de mayo, 5 de junio y 7 de junio de 2017 por un total de 468.400 dólares.

La causa comenzó el 14 de marzo de 2017 a partir de una nota remitida por la Drug Enforcement Administration (DEA) norteamericana a la División Operaciones Federales de la Policía Federal Argentina, que alertaba sobre una operación de narcotráfico en Argentina.

A partir de las tareas investigativas, especialmente del entrecruzamiento telefónico, el 18 de junio del mismo año fueron secuestrados 1.375 kilos de cocaína adentro de ocho bobinas de acero que había en un galpón en el parque industrial de Bahía Blanca, y otros 486,28 kilos dentro de bolsas de arpillera en un galpón en Perdriel.

COMPARTIR NOTA