26 de mayo de 2024

Logo
Logo

Espanto: cuál fue el error que llevó a incinerar los restos de la beba asesinada que los padres querían enterrar

Gustavo Olguín Ormeño y Milagros Iglesias, acusados del crimen de su beba de dos meses en Las Heras (Facebook)
Gustavo Olguín Ormeño y Milagros Iglesias, acusados del crimen de su beba de dos meses en Las Heras (Facebook)

El ministerio Público Fiscal de Mendoza abrió una investigación administrativa y otro penal contra 4 empleados de la Morgue Judicial que depende del Cuerpo Médico Forense de Mendoza. El equivoco no afecta a la causa penal contra las podres de Emma Pilar Olguín.

En el ámbito del Ministerio Público Fiscal asumen que la cremación accidental de los restos de la beba de dos meses Emma Pilar Olguín se trató de un gravísimo e insalvable “error”, al tiempo que respiran aliviados porque el asunto en nada afecta a la investigación penal contra los padres de la pequeña asesinada y abusada en las Heras y fallecida, hace 15 días en el hospital Notti. Eso sí, no descartan que la familia de la menor demande al Cuerpo Médico Forense por una suma millonaria.

Por lo pronto se han abierto dos investigaciones: una interna, administrativa, a cargo de las autoridades de Cuerpo Médico Forense; y otra penal, que lleva adelante la Fiscalía Correccional.

La primera tomó como primera medida la remoción a otras dependencias de los cuatro empleados de la Morgue Judicial ubicada en la calle Lencinas del Parque General San Martín, quienes habrían sido las personas que –la semana pasada- entregaron los restos de la beba de forma equivocada a una empresa que luego los habría cremado. Se trata de dos ayudantes médicos y dos administrativos que, de comprobarse su responsabilidad podrían llegar a ser despedidos.

Personal poliicial en la casa de la pequeña Emma Pilar Olguín, quien habría sido asesinada. / Orlando Pelichotti - Los Andes
Personal poliicial en la casa de la pequeña Emma Pilar Olguín, quien habría sido asesinada. / Orlando Pelichotti - Los Andes

Frente a esta situación, el lunes, Javier Salinas, Director del Cuerpo Médico Forense, ordenó la remoción de los cuatro empleados y que se profundice la investigación que tiene entre sus pruebas el registro de las cámaras de seguridad del lugar donde se advierte los movimientos registrados en relación a los restos de la pequeña.

Según explicó una fuente judicial a Los Andes, el error fue el siguiente: luego de realizada la necropsia, se tomaron distintas muestras para realizar análisis anatomopatólogicos y el cuerpo quedó en una pequeña bolsa mortuoria. Estos “restos cadavéricos” fueron depositados sobre una camilla mortuoria donde se encontraba otra balsa mortuoria con el cuerpo de un adulto (primer error).

El viernes pasado llegó a la morgue personal de una empresa funeraria a retirar el cuerpo de ese adulto y en ese trámite le fue entregado también a la bolsa pequeña donde estaban los restos de la pequeña (segundo error). Esa empresa funeraria terminó cremando los restos de las dos personas.

Al detectar el equívoco, el Ministerio Público Fiscal inició la investigación penal de caso que como recayó en la Fiscalía correccional. Todo hace suponer que la situación para los responsables de asunto –los empleados señalados- se saldaría con una multa ya que trataría de una situación en la que no habría culpa, intención, sino que se estaría frente a un error humano.

Es que así lo establece el artículo 255 del Código Penal: “Será reprimido con prisión de un mes a cuatro años, el que sustrajere, alterare, ocultare, destruyere o inutilizare en todo o en parte objetos destinados a servir de prueba ante la autoridad competente, registros o documentos confiados a la custodia de un funcionario público o de otra persona en el interés del servicio público. Si el autor fuere el mismo depositario, sufrirá además inhabilitación especial por doble tiempo. Si el hecho se cometiere por imprudencia o negligencia del depositario, éste será reprimido con multa de $750 a $12.500″.

Inicialmente, los abuelos de la niña iban a realizar el entierro el viernes pasado. Pero cuando la cochería contratada fue a retirar el cuerpo de la morgue judicial, advirtieron que no estaba por lo que el entierro no se pudo realizar. La entrega se pautó para el sábado, cuando se chequeó el faltante.

Por eso el domingo se informó oficialmente queel doctor recibió a los cuatro abuelos de la niña, que les exhibió fotos que documentan las marcas por golpes sufridos y que les informó que parte de los restos habían sido entregados a una cochería que se ocuparía del servicio de cremación de otra persona. Esas partes ya no eran útiles para la causa. Otros restos, aún bajo la responsabilidad del CMF, serán entregados el martes. Se inició una investigación administrativa”.

Finalmente el martes por la noche, las autoridades entregaron a los familiares los restos cadavéricos del cuerpo que aún se conservaban, ante la queja y el dolor de los abuelos de la niña. Ayer, se realizó, el entierro simbólico en un cementerio privado.

Ahora no se descarta que tanto la familia de Gustavo Olguín y de Milagros Iglesias inicien una demanda civil millonaria por el insalvable error. La demanda por daños morales podría ir contra los cuatro sospechosos (si se llega a comprobar responsabilidad) y contra el Ministerio Público Fiscal, es decir el Estado provincial.

No afecta a la investigación

La pérdida del cadáver de la pequeña Emma en nada cambian la situación de su padres, Gustavo Ariel Olguín (23) y Milagros Iglesias (23), quienes se encuentran detenidos y acusados de homicidio doblemente agravado por el vínculo en concurso ideal por haber sido cometido con alevosía, según estableció la fiscal de Homicidios Andrea Lazo.

Es que la necropsia realizada por el Cuerpo Médico Forense ya fue realizada, estableciendo que las lesiones que presentaba indicaban maltrato físico, golpes y signos de abuso sexual y que las agresiones se habían efectuado 24 a 48 horas antes de su deceso. Es decir no solo el día en que fue internada, sino también el anterior.

Homicidio y abuso sexual

El lunes 14 de agosto pasado ingresó al 911 el llamado de una mujer que reside en el barrio Infanta de Las Heras solicitando ayuda, ya que su hija de dos meses presentaba dificultades para respirar y estaba pálida.

De inmediato se trasladó al lugar un móvil policial y una ambulancia del SEC que realizó el traslado a la guardia del hospital Notti. Previamente, el médico, al ver que la pequeña tenía signos vitales débiles, le hizo maniobras de reanimación, logrando estabilizarla.

La joven explicó que ella había ido a la guardia del hospital Central a ver a un dentista y que había regresado cerca de la 1. Durante ese lapso, la niña había estado al cuidado de su padre.

Cuando la pequeña llegó al hospital, los médicos vieron que su cuerpo presenta signos compatibles con presuntos maltratos, diagnosticando que la menor se encontraba “estable” por el momento y que iba a ser internada en terapia intensiva, junto a la realización de una tomografía computada, ya que presentaba signos de haber sido golpeada.

El caso recayó la Oficina Fiscal 5 de Guaymallén, desde donde fue derivado al fiscal correccional Juan Carlos Alessandra, quien ordenó la detención de Gustavo Olguín. Además, se ordenó que el hermanito de Emma, un niño de 1 año y medio, fuera sometido a una revisación médica para conocer su estado de salud. Luego se estableció que no tenía ningún signo de violencia o abusos.

La madre de Emma fue detenida al día siguiente por personal de Homicidios y llevada a la Subcomisaría Cabeda, quedando a disposición de la Fiscalía de Homicidios.

COMPARTIR NOTA