23 de abril de 2024

Logo
Logo

Fueron al cementerio a visitar a sus madres en su día y encontraron que habían robado hasta las fotos

Angustiante: fueron al cementerio a visitar a sus madres en su día y encontraron que habían robado hasta las fotos. Foto: Gentileza
Angustiante: fueron al cementerio a visitar a sus madres en su día y encontraron que habían robado hasta las fotos. Foto: Gentileza

En Maipú, familiares quisieron visitar los restos de sus madres para homenajearlas en sus días y encontraron que no quedaban ni las placas de bronces, ni las fotos, ni los floreros. En algunas lápidas rompen hasta el mármol para robar el metal. Una problemática de todos los cementerios.

Como cada Día de la Madre, millones de personas tuvieron ayer la posibilidad de saludar, agasajar, visitar y hasta entregarles un presente de manera presencial a sus progenitoras. Y el domingo transcurrió con un único objetivo: aprovechar al máximo y disfrutar del domingo en familia, precisamente al saber que el tiempo es algo finito y que todos tenemos fecha de caducidad.

De la misma manera, hubo otras tantas personas que aprovecharon el domingo del Día de la Madre para recordar a las mujeres que ya fallecieron, para homenajearlas -en silencio o reunidos en familia- y hasta para ir a visitar sus restos en los cementerios. Pero un grupo de mendocinos y mendocinas que visitaron el Cementerio Municipal de Maipú se encontró con una triste, dolorosa y desoladora situación al descubrir que sus madres no pueden descansar en paz, ni siquiera estando fallecidas.

Angustiante: fueron al cementerio a visitar a sus madres en su día y encontraron que habían robado hasta las fotos. Foto: Gentileza
Angustiante: fueron al cementerio a visitar a sus madres en su día y encontraron que habían robado hasta las fotos. Foto: Gentileza

Y es que en casi una decena de lápidas y mausoleos se habían robado las placas metálicas donde estaban los nombres de las personas difuntas, así como también los retratos -también metálicos- donde deberían haber estado las fotos de las personas y hasta algunas puertas de los mausoleos.

“Fuimos al cementerio a llevarle flores a mi mamá y a mi abuela, por el Día de la Madre, y nos encontramos que ha habido un robo grandísimo, se han robado placas de las lápidas, las puertas de los mausoleos. Mucha gente fue a ponerle flores a su mamá y se encontró que no tenían las fotos. Fue muy triste ver a tanta gente llorando, angustiada”, resumió Rubén Hernández, uno de los damnificados por esta triste sorpresa con que se encontraron al recorrer el cementerio maipucino.

Angustiante: fueron al cementerio a visitar a sus madres en su día y encontraron que habían robado hasta las fotos. Foto: Gentileza
Angustiante: fueron al cementerio a visitar a sus madres en su día y encontraron que habían robado hasta las fotos. Foto: Gentileza

El robo de placas y otros objetos manufacturados con bronce y otros metales -hace 3 meses hasta se robaron un busto de 60 kilos de un mausoleo en el Cementerio de la Ciudad de Mendoza- es una problemática que ha crecido considerablemente en los últimos meses.

Y es que todo ese material se vende en chacaritas y dentro del mercado negro, y en épocas de marcada y creciente crisis económica y social, la compraventa de estos materiales se convierte en un factor tristemente protagónico en el mercado negro.

Esto es algo que reconocieron oportunamente desde el Cementerio de la Ciudad y que también desde la comuna maipucina.

“Hemos realizado las denuncias correspondientes ante estos robos y, además, hemos tomado medidas de seguridad y protección. Terminamos involucrándonos con vecinos y propiciamos que las placas que se coloquen sean de plástico, de manera tal de no seguir tentando a los malvivientes a robarlas”, destacó el secretario de Infraestructura y Servicios Públicos de Maipú, Eduardo Mezzabotta.

Angustiante: fueron al cementerio a visitar a sus madres en su día y encontraron que habían robado hasta las fotos. Foto: Gentileza
Angustiante: fueron al cementerio a visitar a sus madres en su día y encontraron que habían robado hasta las fotos. Foto: Gentileza

Incluso, el funcionario destacó que las mismas autoridades de los cinco cementerios municipales diseminados en territorio maipucino están, por su cuenta, retirando placas y otros ornamentos metálicos para evitar robos.

“En los lugares con mayor cantidad de problemas estamos retirando esas placas metálicas y las dejamos en los depósitos. Además, estamos notificando a los familiares que, en caso de detectar el faltante de estos elementos donde está su ser querido, se acerquen a la guardia de los cementerios para averiguar si no los han retirado los encargados y dejado guardados al resguardo. Si no están en su lugar, no necesariamente es que han sido robados. Pueden haber sido guardadas esas placas para evitar robos, y se las va entregar a sus dueños después”, resumió el funcionario.

NO DESCANSAN EN PAZ

Los restos de los seres queridos de Lourdes, otra vecina de Maipú, también reposan en el Cementerio Municipal de Maipú. Al igual que otros tantos maipucinos y otras tantas maipucinas, ella quiso aprovechar el Día de la Madre para visitar los restos de su mamá, dejarle flores y permanecer algunos minutos en silencio al lado de su lápida. De paso, la mujer quiso aprovechar -también- para visitar los restos de su padre y a su abuelo.

Angustiante: fueron al cementerio a visitar a sus madres en su día y encontraron que habían robado hasta las fotos. Foto: Gentileza
Angustiante: fueron al cementerio a visitar a sus madres en su día y encontraron que habían robado hasta las fotos. Foto: Gentileza

Pero, lo que estaba destinado a ser una emotiva mañana de domingo acompañando -de una manera particular- a sus familiares ya difuntos, se convirtió en una angustiante secuencia para Lourdes.

“Cuando fui al cementerio, me encontré con la sorpresa de ni mi padre ni mi abuelo tenían sus placas. Fue algo realmente doloroso”, repasa la mujer, aún con la tristeza en sus palabras y expresión. “Nos dijeron que volviéramos a ir dentro de unos días, porque la Policía había recuperado muchas de las placas y elementos que se estaban robando. Pero no sé si irán a estar las cosas de mi familia”, resumió la mujer, de manera escueta.

Según describen algunos de los visitantes que pasaron durante la mañana del domingo por el Cementerio de Maipú, las postales -de por sí, tristes- se tornaron desoladoras. Y es que a muchas personas que llevaban sus flores para ofrendar a sus madres y seres queridos, se las veía recorriendo los pasillos y buscando algún rastro de las placas que no estaban en su lugar original; algo que pudiera identificar que en ese lugar estaban sus deudos.

Angustiante: fueron al cementerio a visitar a sus madres en su día y encontraron que habían robado hasta las fotos. Foto: Gentileza
Angustiante: fueron al cementerio a visitar a sus madres en su día y encontraron que habían robado hasta las fotos. Foto: Gentileza

Mucha gente sabía dónde estaban sus seres queridos, pero igual recorrían la zona en búsqueda de las placas, para ver si las encontraban tiradas en el piso”, reconocieron.

La problemática no es nueva, ni tampoco es exclusiva del cementerio maipucino (o los distintos cementerios municipales de ese departamento). En el Cementerio de Ciudad también han reconocido que esta situación es preocupante, y cada vez más creciente.

En julio, familiares de Belisario Cuervo, destacado e ilustre boticario mendocino y quien, además, fue intendente de la Ciudad de Mendoza entre 1899 y 1908, denunciaron el robo de un busto de bronce. Estaba en la parte alta de la bóveda de la familia y lo llamativo es que pesaba casi 60 kilos y estaba a 2 metros de altura. La figura fue robada entre el domingo 2 y el miércoles 5 de julio pasado, junto a una gran cantidad de placas de ese mismo material y que estaban en la bóveda de las familias Cuervo y Peña y Lillo.

Desde la dirección del Cementerio de la Ciudad de Mendoza no solo se denunció el episodio sino que, además, se abrió un sumario interno para determina la posible participación de agentes municipales o actores externos.

Angustiante: fueron al cementerio a visitar a sus madres en su día y encontraron que habían robado hasta las fotos. Foto: Gentileza
Angustiante: fueron al cementerio a visitar a sus madres en su día y encontraron que habían robado hasta las fotos. Foto: Gentileza

Al igual que en el Cementerio de la Ciudad de Mendoza, en el Cementerio del centro de Maipú la problemática es preocupante.

“Hace 3 o 4 meses se robaron las placas de mis abuelos y mi suegro. Además, se robaron algunas puertas del mausoleo del cementerio viejo (el predio está separado por una calle). Mi papá fue, puso la denuncia en la Policía y ahí nos contaron que era preocupante la cantidad de robos en cementerios”, continuó Rubén Hernández.

Este domingo, en que se conmemoraba el Día de la Madre, Rubén fue a visitar los restos de su madre. Y, además, acompañó a su esposa a visitar a la familia de ella.

“En las lápidas de mi suegro y de la abuela de mi señora se habían robado las placas, las fotos, absolutamente todo. El encargado nos dijo que había recuperado algo, pero no tenía la llave para que podamos ir a ver si estaban las pertenencias de ella. La verdad es que llegar a poner una flor a tu ser querido y no encontrar una foto para verlo al menos de alguna manera, es algo muy feo. Mucha gente estaba mal ayer, realmente desesperada”, prosiguió Hernández.

Al igual que las placas que se sustraen, las fotos son parte de toda una composición que se encuentra protegida por un material especial y rodeado de metal. Cada uno de estos trabajos tiene un valor cercano a los 200.000 pesos. A ello se suma que, muchas veces, para llevarse esas fotos y las placas de metal, los ladrones terminan destrozando las placas de mármol y generando daños mucho más significativos aún.

“Ya ni siquiera hay respeto por nuestras personas muertas. Es la segunda vez que me pasa, y yo ya no tengo ganas de ir al cementerio ni a llevar una flor, porque da miedo el no saber con qué te vas a encontrar”, cerró el hombre.

FUERA DE CONTROL

El secretario de Infraestructura y Servicios Públicos de la Municipalidad de Maipú, Eduardo Mezzabotta, reconoció que la problemática es creciente y que se repite -en distintas proporciones- en los cinco cementerios municipales (dos en la ciudad de Maipú, uno en Barrancas, uno en San Roque y el restante en Rodeo del Medio).

“Lamentablemente es una situación en todos los cementerios, no hay ni respeto por los seres queridos ya. Las mayores consecuencias se ven en el centro y en Rodeo del Medio, que son los cementerios con mayor cantidad de deudos de las familias históricas de cada zona. En una época se pensaba que el recuerdo de las persona tenía que ver con ermitas, lugares, espacios donde dejaban depositados pertenencias y objetos fabricados con piezas de bronce”, destacó el funcionario municipal.

Angustiante: fueron al cementerio a visitar a sus madres en su día y encontraron que habían robado hasta las fotos. Foto: Gentileza
Angustiante: fueron al cementerio a visitar a sus madres en su día y encontraron que habían robado hasta las fotos. Foto: Gentileza

En ese sentido, Mezzabotta reconoció que todos esos productos tienen un valor de reventa en el mercado negro, no como reliquias, sino habiéndolos reducido directamente a metal.

“Hace un tiempo instalamos cámaras de seguridad, personal de seguridad privada contratada y hasta hemos mejorado las condiciones perimetrales de los cementerios levantando muros y haciendo cierres especiales, para resguardar. Se busca reducir esa capacidad de asombro -triste- de la gente que va a visitar su ser querido y encuentra profanado su lugar de descanso”, indicó el secretario de Infraestructura y Servicios Públicos.

Además de potenciar la instalación de placas y relicarios de plástico u otros objetos sin tanto valor como el bronce y de invitar a los familiares que encuentren faltante de placas en las lápidas a consultar si no han sido quitadas y resguardadas de manera preventiva, la Municipalidad de Maipú ha advertido categóricamente a las chacaritas y recuperadores de material de la órbita municipal.

“Se ha instado a estas personas a que se abstengan de comprar piezas de estas características. Porque, si hay denuncias de delito y se encuentran en estos espacios ese material, se caerá con todo el peso de la ley hacia ellos. Las cosas se roban en la medida en que hay gente que quiere comprarlas. Pero acá hay un problema principal y es que estamos hablando de un delito”, concluyó.

Seguí leyendo

COMPARTIR NOTA