21 de mayo de 2024

Logo
Logo

El domingo se define el nuevo Congreso: el próximo presidente gobernará sin mayoría propia

El 10 de diciembre se renueva la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado (Foto: Federico López Claro)
El 10 de diciembre se renueva la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado (Foto: Federico López Claro)

Más allá de que haya o no balotaje, el 22 se conocerá la futura composición de la Cámara de Diputados y el Senado. Las PASO arrojaron un crecimiento exponencial de Javier Milei, pero no tendría ni un tercio de los legisladores. La disputa por la presidencia de Diputados.

Más allá de que haya o no segunda vuelta electoral para coronar al nuevo presidente de la Nación, este domingo se define la futura composición del Congreso. Y sea quien sea el próximo mandatario, es un hecho que no tendrá mayoría propia ni en la Cámara de Diputados ni en el Senado, lo que abre un escenario complejo para ejecutar las reformas prometidas en campaña.

El próximo 10 de diciembre se renueva la mitad de la Cámara de Diputados (130 bancas sobre un total de 257) y un tercio del Senado (24 bancas sobre 72, tres por cada una de las siguientes provincias: Buenos Aires, Formosa, Jujuy, Misiones, La Rioja, San Luis, San Juan y Santa Cruz).

Las PASO de agosto arrojaron un escenario tentativo y un dato certero: el próximo presidente no tendrá quórum por sí solo en ninguna de las dos Cámaras. Es lo que padeció Mauricio Macri durante todo su mandato y también Alberto Fernández, con la salvedad del Senado, donde retuvo la mayoría hasta que se partió el oficialismo en febrero.

En Diputados, el viento ahora sopla a favor de Juntos por el Cambio: el interbloque conformado por el PRO, la UCR, la Coalición Cívica y otros socios podría quedarse con la primera minoría. Según las PASO, bajaría de las 117 bancas actuales a 107, pero le alcanzaría para convertirse en la bancada más cercana al quórum de 129. Ni siquiera una pésima elección de Patricia Bullrich los sacaría de ese lugar.

Sin embargo, los números no pueden tomarse de manera aislada: que Bullrich quede afuera del balotaje podría desembocar en una ruptura de la coalición, huérfana de liderazgo, y esto podría traducirse en un reacomodamiento de los bloques parlamentarios. Las especulaciones están a la orden del día.

Las PASO también dictaminaron que el Frente de Todos (ahora Unión por la Patria) sería segunda minoría, con 94 diputados (hoy tiene 118 y supera a Juntos por el Cambio por apenas uno). Pero la configuración de este espacio también depende del resultado del domingo y de la performance de Sergio Massa.

El salto de Milei

¿Qué pasará con La Libertad Avanza? Hoy el espacio tiene tres integrantes: el propio Milei; su compañera de fórmula, Victoria Villarruel; y la candidata a gobernadora bonaerense Carolina Píparo. Como los tres tienen mandato hasta 2025 y el bloque no pone en juego ninguna banca, si repite el resultado de las PASO ascendería a 41 miembros.

Si bien el salto es descomunal, ese número no significa ni un tercio de la Cámara. Ni siquiera la mitad de los diputados que tuvo Macri al asumir. Esto representa un reto enorme para Milei y las reformas que pretende aplicar si llega a la Casa Rosada, aunque cuando se le consultó sobre el tema, el libertario lo minimizó y habló de convocar a consultas populares.

Los espacios “federales”, en tanto, reducirían su representación: el Interbloque Federal perdería una banca, pasando de 8 a 7, y Provincias Unidas pasaría de 4 a 2. Finalmente, el Frente de Izquierda mantendría sus actuales 4 diputados.

La disputa por la Presidencia

Si Juntos por el Cambio conquista la primera minoría, tendría derecho a acceder a la Presidencia de Diputados, aún si el presidente electo fuera de otra fuerza política. Sería una situación inédita y, de hecho, la discusión sobre si reclamar o no ese lugar no está saldada puertas adentro de la alianza.

Hay quienes recuerdan el antecedente de Cambiemos: cuando Macri asumió el gobierno, el entonces Frente para la Victoria permitió que el cargo sea ocupado por Emilio Monzó a pesar de que ostentaban la primera minoría. Fue un gesto político en aras de “respetar la institucionalidad”.

Si el próximo presidente es Milei, suena como candidato a presidente de la Cámara el actual legislador porteño Oscar Zago, que tuvo un pasado en la UCR y el PRO.

Senado

En la Cámara alta, que desde el 10 de diciembre dejará de presidir Cristina Kirchner, se renuevan 24 de las 72 bancas. Se reparten tres escaños por cada uno de los ocho distritos que eligen: dos para la fuerza ganadora y uno para la que resulte segunda.

Unión por la Patria mantendría su representación actual de 31, quedando a seis del quórum, que es de 37. Y Juntos por el Cambio perdería bancas a manos de Milei, pasando de las actuales 33 a 27. Al igual que en Diputados, lo que pase el domingo seguramente sea determinante para la configuración de sendas fuerzas.

El salto de Milei en el Senado sería brutal: pasaría de no tener ningún representante a quedar con ocho, si repite las victorias en Jujuy, La Rioja y San Luis, donde obtendría las dos bancas por la mayoría en cada provincia por haber salido primero, sumadas a dos bancas por la minoría en Formosa y San Juan, donde quedó segundo.

Por otra parte, en el Senado también se define el futuro de Unidad Federal, el bloque que hoy es el garante del quórum. Este espacio no compite como tal a nivel electoral, y por lo tanto no sumaría ningún senador. Quedaría con 3 de los 5 actuales: la cordobesa Alejandra Vigo, el correntino Carlos “Camau” Espínola y el entrerriano Edgardo Kueider.

COMPARTIR NOTA