22 de abril de 2024

Logo
Logo

Los 122 años de River Plate

River promete que el Monumental será el estadio con "mayor capacidad de Sudamérica”. (Prensa River)
River promete que el Monumental será el estadio con "mayor capacidad de Sudamérica”. (Prensa River)

De la fundación, a la Máquina, el descenso y los títulos en la era Gallardo. ¿Es River realmente el más grande de la Argentina?

River Plate celebra sus primeros 122 años de una historia teñida de gloria, la pátina que le corresponde como uno de los dos clubes más grandes de la Argentina y uno de los que más títulos futbolísticos acumuló, que le han dado además forma a diez momentos que recuerdan su recorrido deportivo.

Fundado el 25 de mayo de 1901 en el barrio porteño de La Boca, su nombre proviene de la denominación en inglés del Río de la Plata.

River Plate nació en la fusión de dos clubes barriales del sur de la ciudad de Buenos Aires, Santa Rosa y La Rosales. Leopoldo Bard fue su primer presidente y también el que llevó la capitanía en aquel equipo primigenio.

En 1923, al no poder renovar el alquiler del predio donde estaba situada su cancha en la Boca, construyó un nuevo estadio con capacidad para 40 mil personas, en un terreno sobre la avenida Alvear (hoy Libertador) entre Tagle y Austria. Allí iba a obtener sus tres primeros campeonatos en la era profesional, en 1932, 1937 y 1937.

River Plate es una asociación civil sin fines de lucro, controlada por los socios, que cuenta con varias actividades deportivas federadas y hasta una escuela, pero es el fútbol la gran vidriera que lo hizo grande en la Argentina y Sudamérica, y reconocido en todo el mundo.

En total suma 67 títulos en fútbol. De ellos, se destacan los 36 campeonatos locales (máximo ganador en el país), cuatro Copa Libertadores (la última ganada en una histórica final a Boca, en Madrid), una Intercontinental y una Sudamericana.

Además de la fundación, el club tiene otros diez hitos importantes a lo largo de sus 120 años de historia.

La inauguración del Estadio Monumental

En la década del 30, con la llegada de los primeros éxitos profesionales, la popularidad del club fue creciendo hasta que el estadio en Alvear y Tagle (en terrenos que están frente a la actual sede de la TV Pública) empezó a quedar chico con su aforo de 40.000 personas.

Fue entonces que se decidió la compra de terrenos en otro lugar de la ciudad de Buenos Aires, situados en el cruce de las avenidas Figueroa Alcorta y Río de la Plata (hoy Guillermo Udaondo), del barrio de Núñez, para construir un estadio mayor.

El presidente Antonio Vespucio Liberti puso en 1935 la piedra fundamental y un año más tarde se arrancó con la construcción del Monumental, inaugurado el 26 de mayo de 1938. Primero fue una herradura abierta hacia el Río de la Plata.

La herradura se cerró en 1958 gracias a la venta de Enrique Omar Sívori a la Juventus y se construyó la bandeja restante de ese sector para el Mundial de 1978. Actualmente, cuenta con una capacidad para 70 mil personas.

El éxito de la Máquina

Es uno de los equipos más grandes en la historia del fútbol profesional argentino, que tenía una delantera extraordinaria formada por Juan Carlos Muñoz, José Manuel Moreno, Adolfo Pedernera, Ángel Amadeo Labruna y Félix Loustau.

Jugaron juntos por primera vez en 1941. A aquel equipo también se lo conoció como los Caballeros de la Angustia, porque más allá de la notable línea de ataque, solía ganar sus partidos por escaso margen.

Ángel Labruna, la figura de aquel equipo, es el máximo goleador histórico de River y uno de los dos más encumbrados en el fútbol argentino, con 293 goles, los mismos que anotó el paraguayo Arsenio Erico para Independiente.

El primer tricampeonato

El primer tricampeón profesional del fútbol argentino fue Racing Club, entre 1949 y 1951, y River Plate lo siguió. Tres títulos al hilo entre 1955 y 1957 de la mano de José María Minella como entrenador.

Entre los nombres célebres de aquel equipo, estaban Amadeo Carrizo, Néstor Pipo Rossi, Walter Gómez, Enrique Omar Sívori, Norberto Menéndez, Roberto Zárate y Ángel Labruna, entre otros.

El campeón de 1975 que terminó con una sequía

Labruna tuvo su revancha como entrenador tras un primer paso sin vueltas olímpicas (a fines de la década del 60) y logró cortar la sequía de 18 años sin títulos, que se había iniciado con el campeonato obtenido en 1957.

Aquel equipo del 75 ganó el Metropolitano y el Nacional, y contaba en su formación base con nombres estelar de la talla de Ubaldo Fillol, Roberto Perfumo, Daniel Passarella, Juan José López, Reinaldo Merlo, Norberto Alonso, Pedro González, Carlos Morete y Oscar Más.

Pero la consagración llegó con un triunfo por 1 a 0 contra Argentinos Juniors justo cuando había una huelga de futbolistas en la Argentina, por lo que en esa fecha jugaron equipos juveniles El gol de River lo convirtió Rubén Bruno.

La primera conquista internacional

Mientras Boca Juniors ya la había ganado dos veces, la Copa Libertadores le había sido esquiva a River en las dos primeras finales que alcanzó (1966 y 1976). Pero en 1986 tuvo su revancha con el equipo que era dirigido por Héctor Rodolfo Veira.

En la final derrotó a América de Cali (tenía a Julio Falcioni, Roberto Cabañas y Ricardo Gareca como estandartes): fue 2 a 1 en Colombia (Juan Gilberto Funes y Norberto Alonso) y 1 a 0 en el Monumental (Funes).

La Intercontinental

Recordado por los argentinos por el título mundial de la Selección en México, el año 1986 fue inolvidable para River, que se había iniciado con el título local de la temporada 85-86.

Tras la Libertadores, viajó en diciembre a Japón para jugar contra Steaua Bucarest, campeón de la Copa de Campeones de Europa (actual Champions League).

Se impuso por 1-0 en Tokio con gol de Antonio Alzamendi. Aquel 14 de diciembre, el Millonario formó con Nery Alberto Pumpido; Jorge Gordillo, Nelson Gutiérrez, Oscar Ruggeri, Alejandro Montenegro; Héctor Enrique, Américo Gallego, Roque Alfaro, Norberto Alonso; Alzamendi y Funes.

La segunda Copa Libertadores

Con Ramón Díaz como entrenador y un plantel con figuras encabezado por Enzo Francescoli, River logró la segunda Libertadores de su historia, en un ciclo de los años 90 que estuvo regado por una gran cantidad de títulos.

En la final volvió a enfrentarse con América de Cali, que se había impuesto 1 a 0 en Colombia y tenía en su alineación a Oscar Cordoba y Jorge Bermúdez. En la revancha en el Monumental fue 2 a 0 con goles de Hernán Crespo.

¿Los once de aquella noche? Germán Adrián Ramón Burgos; Hernán Díaz, Celso Ayala, Guillermo Rivarola, Ricardo Altamirano; Marcelo Escudero, Matías Almeyda, Gabriel Cedrés; Enzo Francescoli; Ariel Arnaldo Ortega y Crespo.

La refundación de 2012

El 26 de junio de 2011, River vivió la página más triste de su historia futbolística, con el descenso a la Primera B Nacional, consumado en la Promoción contra Belgrano de Córdoba: en la ida había perdido 2 a 0 y en el Monumental empató 1 a 1.

Dirigido por Matías Almeyda y liderado en la cancha por Leonardo Ponzio, Fernando Cavenaghi y David Trezeguet, River ganó el campeonato de la Segunda División, en el inicio de un proceso de sanación deportiva e institucional que trajo los grandes éxitos posteriores.

Los primeros éxitos con Marcelo Gallardo

Marcelo Daniel Gallardo asumió la conducción de River el 6 de junio de 2014. Seis meses más tarde ganaba su primer título, la Copa Sudamericana en cuya final venció a Atlético Nacional de Medellín, aunque el hito más fuerte de había dado en la instancia previa, en la que eliminó a Boca Juniors.

En el semestre siguiente se alzó con la Copa Libertadores (en la final derrotó a Tigres de México) pero en el camino volvió a postergar a Boca, esta vez en octavos de final decidida en medio de un escándalo: el 14 de mayo de 2015, la revancha de aquella serie en La Bombonera se suspendió después de que los jugadores de River fueran atacados con gas pimienta.

La final eterna en Madrid

El triunfo más importante en la historia del club, incluso para muchos por encima de la Intercontinental de 1986. Fue la segunda Libertadores para Gallardo, nada menos que contra Boca en la final y la consagración en el estadio Santiago Bernabéu del Real Madrid.

La ida había terminado 2-2 en La Boca (Ramón Abila y Darío Benedetto para el local, Lucas Pratto y Carlos Izquierdoz en contra para el Millonario). No hubo revancha en el Monumental por la agresión sufrida por la delegación de Boca cuando estaba llegando al estadio.

Por ello, la final se trasladó a Madrid. Allí, el 9 de diciembre de 2018, River ganó 3 a 1 con goles de Pratto, Juan Fernando Quintero y Gonzalo Martínez (Boca había empezado ganando con tanto de Benedetto).

COMPARTIR NOTA