23 de abril de 2024

Logo
Logo

La pelea de Fecovita con una antigua socia que le pidió la quiebra

Fecovita, la dueña de la marca Toro, con problemas legales con un ex socio.
Fecovita, la dueña de la marca Toro, con problemas legales con un ex socio.

La empresa con la que se había asociado en Evisa presentó acciones legales contra la Federación de Cooperativas.

Esta semana, trascendió que Fecovita se encuentra involucrada en una disputa legal con una antigua socia, Iberte, quien presentó varias denuncias, incluyendo una solicitud de quiebra para la empresa ante los tribunales concursales de Mendoza. Iberte junto a la Federación de Cooperativas (Fecovita), había establecido una sociedad exportadora vitivinícola denominada Evisa, con el fin de exportar vino y mosto a países de Europa del Este. Sin embargo, esta asociación parece haber enfrentado dificultades que han desembocado en una situación de conflicto legal.

“En el transcurso de la constitución de la sociedad, surgieron desencuentros en relación a los objetivos originales de la empresa. En lugar de ampliar nuestros mercados, Iberte empezó a ofrecer productos a nuestra cartera de clientes. Por estas razones, se decidió mutuamente poner fin a la sociedad, y esto se materializó en mayo de 2022. Se estableció un acuerdo de cierre de relaciones, el cual Fecovita cumplió cabalmente hasta que Iberte incurrió en un notorio incumplimiento”, declaró Marcelo Federici, secretario de la Mesa Directiva de Fecovita, a Los Andes. Federici aclaró que debido a esta discrepancia, se iniciaron reclamos por las vías judiciales correspondientes, y en la actualidad, el asunto se encuentra en la justicia en los fueros civil y comercial, penal y concursal, tanto a nivel nacional como provincial.

De la firma Iberte, Guillermo García, ex Presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner, forma parte como director. Esto ha generado suspicacias políticas en algunos sectores, que no quisieron ser identificados, quienes consideran que la posible caída de Fecovita podría tener serias implicancias sociales y un costo político significativo para la provincia, que se trasladaría a la arena política.

En la imagen Eduardo Sancho (ex presidente de Fecovita), Guillermo García (ex presidente del INV) y Sergio Uñac cuando se presentó la sociedad a la provincia de San Juan. - Prensa Gobierno de San Juan
En la imagen Eduardo Sancho (ex presidente de Fecovita), Guillermo García (ex presidente del INV) y Sergio Uñac cuando se presentó la sociedad a la provincia de San Juan. - Prensa Gobierno de San Juan

Pedido de quiebra

Aparentemente, la firma Iberte habría solicitado la quiebra de Fecovita. “El Segundo Juzgado Concursal nos ha notificado sobre esta situación. Una vez finalizada la feria judicial, responderemos a esta notificación argumentando la improcedencia de dicho pedido, ya que no se cumplen las condiciones básicas requeridas: la existencia de deuda líquida exigible y la cesación de pagos”, afirmó Federici.

Desde la empresa vitivinícola, sostienen que la situación de las deudas bancarias, según el Banco Central de la República Argentina, se encuentra en la categoría “Situación 1″, destacando la inexistencia de cheques rechazados. Asimismo, se encuentran en una situación regular en cuanto a las deudas impositivas, tanto a nivel nacional como provincial, así como también las previsionales. Los pagos de sueldos a los colaboradores se encuentran al día y las liquidaciones de cuotas a las cooperativas están en la misma situación de regularidad.

“Consideramos inviable dicho pedido de quiebra ya que, no solo no le debemos suma alguna, sino que ellos mantienen una deuda millonaria con nosotros, por la cual iniciamos un juicio en los fueros comerciales, como corresponde a una deuda de este tipo. Por todo lo expuesto, consideramos que este pedido es coactivo, como muchas de las acciones que vienen realizando sobre nuestros directivos, colaboradores, cooperativas asociadas, entidades financieras, organismos públicos y medios de comunicación”, sostiene Federici.

Y agrega: “nos llama la atención que Iberte, una empresa extranjera con sede en Eslovaquia, sin un respaldo patrimonial acorde y que sus directivos son exfuncionarios, funcionarios y/o empleados de entidades públicas nacionales, pueda llevar a cabo estas demandas y realizar acciones ilegítimas a una empresa mendocina para cobrar deudas inexistentes, con una trayectoria de más de 40 años, que representa a más de 5.000 pequeños productores integrados en 29 cooperativas. Damos trabajo a más de 1.000 empleados en forma directa y más de 10.000 en forma indirecta, siendo uno de los 10 grupos vitivinícolas más grandes del mundo”.

Los Andes intentó contactar insistentemente con los directivos de Iberte para obtener su visión al respecto, pero al cierre de esta edición no obtuvo respuesta. No obstante, se les brindará el espacio correspondiente para que puedan expresar su posición en futuras ediciones.

Seguir leyendo

COMPARTIR NOTA