18 de abril de 2024

Logo
Logo

Escándalo internacional con Suecia por autorizar quema de libros sagrados

Ahmad Allush, un activista musulmán sirio en Estocolomo, Suecia, mostrando el permiso que la policía sueca le otorgó para quemar la Torá y la Biblia frente a la embajada de Israel el pasado fin de semana.
Ahmad Allush, un activista musulmán sirio en Estocolomo, Suecia, mostrando el permiso que la policía sueca le otorgó para quemar la Torá y la Biblia frente a la embajada de Israel el pasado fin de semana.

Luego de la quema del Sagrado Corán que generó el repudio de toda la comunidad musulmana, la policía sueca había autorizado la quema de la Torá y la Biblia frente a la embajada de Israel en Estocolmo. El solicitante no las quemó, pero se presentó ante los medios para explicar por qué.

En respuesta a las provocaciones de quemas del Sagrado Corán en Estocolmo, un musulmán sirio obtuvo permiso de la Policía de Suecia para quemar la Torá y la Biblia frente a la Embajada de Israel en la misma ciudad, pero con el fin de no hacerlo.

Ahmad Allush dijo el fin de semana a los periodistas frente a la embajada que hizo esto para llamar la atención al hecho de que no se debe quemar ningún libro sagrado. ”Soy musulmán y no puedo quemar libros sagrados y religiosos”, subrayó. “Hay una diferencia entre la libertad de expresión e insultar a los grupos étnicos. Quemar el Corán y otros libros religiosos debe considerarse un crimen de odio... No tengo absolutamente ninguna intención de quemar ningún libro religioso”, agregó.

Salwan Momika "jugó al fútbol" con el texto, le puso tocino, le arrancó páginas y luego lo prendió fuego. Tenía autorización de la policía sueca.
Salwan Momika "jugó al fútbol" con el texto, le puso tocino, le arrancó páginas y luego lo prendió fuego. Tenía autorización de la policía sueca.

El mes pasado, una persona identificada como Salwan Momika, de origen iraquí, quemó una copia del Corán bajo protección policial frente a la Mezquita de Estocolmo en Suecia. Este acto de provocación fue llevado a cabo para que coincidiera con Eid al Adha, uno de los principales festivales religiosos islámicos celebrados por los musulmanes en todo el mundo, y desató un escándalo internacional y varias protestas de la comunidad religiosa en distintas partes del mundo, incluyendo Suecia y coincidiendo con las protestas en Francia por el asesinato del joven musulmán en un control de tránsito.

Un simpatizante del PKK quema el Sagrado Corán frente a la embajada de Turquía en Estocolmo, Suecia, en enero de 2023.
Un simpatizante del PKK quema el Sagrado Corán frente a la embajada de Turquía en Estocolmo, Suecia, en enero de 2023.

Tras los informes sobre la intención de Alush de quemar una Torá el viernes, el acto fue fuertemente condenado tanto por los líderes israelíes como por las comunidades judías en Europa. “Hago un llamado a las autoridades suecas para que eviten este despreciable evento y no permitan que se queme una Torá”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Eli Cohen.

Cohen confirmó que ha hablado con el Embajador de Israel en Suecia, Ziv Nevo Kulman, y con el Ministerio de Relaciones Exteriores para hacer todo lo posible para prevenir “este vergonzoso incidente”. Kulman, por su parte, tuiteó: “Condeno totalmente la quema de libros sagrados para cualquier religión, como un acto de odio y falta de respeto, que no tiene nada que ver con la libertad de expresión”.

Suecia acaba de recibir el apoyo de Turquía para ingresar a la OTAN, luego de varios meses de tensión con el presidente turco Recep Erdogan, quien exigía a las autoridades suecas eliminar todo apoyo a grupos terroristas, sobre todo al PKK que combate el país musulmán desde hace años en varias regiones. Sin embargo, la autorización para sumar al país a la Alianza se dio repentinamente y en medio de estos escándalos religiosos, lo que ha provocado una gran confusión entre los países árabes y en Rusia sobre todo, que tenía a Turquía como socio estratégico para saltear las sanciones occidentales.

COMPARTIR NOTA