30 de mayo de 2024

Logo
Logo

La OTAN impulsa más sanciones mientras Rusia cierra acuerdos con Arabia Saudita y Brasil

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed Bin Salman, durante una reunión en la cumbre del G20 en Osaka. Imagen de archivo.
El presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed Bin Salman, durante una reunión en la cumbre del G20 en Osaka. Imagen de archivo.

Horas antes de la aprobación de un nuevo paquete de sanciones, el gobierno ruso acordó por petróleo con los saudíes y por energía nuclear con los brasileños.

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha hablado por teléfono con el Príncipe Heredero de Arabia Saudí y confirmaron su buena sintonía y la fortaleza de sus relaciones. Según informó Moscú, en la conversación han mostrado su satisfacción por la coordinación en el marco de la OPEP+ con el fin de garantizar la estabilidad del mercado global, según sus propias declaraciones.

Recordemos que, recientemente, recordemos el cártel de la OPEP y los aliados, entre los que se incluye Rusia, aprobó un nuevo recorte en la producción de crudo de más de un millón de barriles diarios. Ambos mandatarios han discutido una mayor expansión de la cooperación en comercio, inversión y energía. En ese marco, discutieron las perspectivas de interacción del país con la asociación BRICS, bloque desde el que se está impulsando el comercio internacional por fuera del patrón dólar.

Por otra parte, también han intercambiado puntos de vista sobre la resolución de situaciones de crisis en Medio Oriente, donde la intervención militar estadounidense de las últimas décadas ha dejado serios problemas en las poblaciones diezmadas por la guerra y coercionadas por el consumo de drogas, consecuencia del comercio estadounidense de opioides producidos a la fuerza en esa región.

El ministro de relaciones exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, en su paso por Brasil para cerrar acuerdos energéticos.
El ministro de relaciones exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, en su paso por Brasil para cerrar acuerdos energéticos.

Por otra parte, el ministro de relaciones exteriores Serguéi Lavrov, quien estuvo de gira por algunos países de Latinoamérica, en reunión con ministros de Brasil, logró avanzar sobre un acuerdo de energía nuclear apenas unas horas antes de que la Unión Europea, por pedido expreso de los miembros de la OTAN, aprobara un nuevo paquete de sanciones contra Rusia, que a esta altura afectan mucho más a los países que sancionan que al sancionado, que sostiene su campaña militar en Ucrania y afirma, a través de sus voceros, que no terminará hasta lograr todos los objetivos planteados.

Entre estos objetivos, impedir que Ucrania se adhiera a la OTAN es clave, y aunque Zelenski y muchos medios afines al gobierno estadounidense han insistido con la posibilidad de que eso ocurra en las próximas semanas, lo cierto es que el reglamento de la Alianza impide que se incorpore a nuevos miembros si éstos se encuentran en medio de un conflicto armado.

A propósito de esto, Rusia insiste con que se trata de una guerra de la OTAN contra su país utilizando como medio a Ucrania, que ha recibido hasta el momento más de 55.000 millones de dólares en armas mientras sus habitantes siguen siendo desplazados, asesinados y perseguidos si no colaboran con las exigencias del gobierno de Zelenski.

La situación en Europa es cada vez más compleja debido al fuerte aumento del costo de vida, las crecientes protestas, la represión y el silenciamiento mediático, a la vez que el nuevo bloque hegemónico compuesto por los países miembros del BRICS y los socios árabes (que, a su vez, están reflotando la Liga Árabe) arroja algunas respuestas económicas y diplomáticas a la crisis global.

COMPARTIR NOTA