14 de junio de 2024

Logo
Logo

Ucrania anuncia que no recibirán los cazas F16 este año: “estábamos ilusionados”

Un mural dentro de un centro de salud mental en Ucrania que dice "Estoy orgullosa de ustedes".
Un mural dentro de un centro de salud mental en Ucrania que dice "Estoy orgullosa de ustedes".

Así lo aseguró el portavoz de la Fuerza Aérea ucraniana, Yuriy Ignat, mientras se filtran cada vez más testimonios de descontento entre políticos del país y traumas psicológicos severos entre los soldados en el frente de batalla.

Las autoridades ucranianas han admitido que no esperan recibir este año los anhelados cazas F16 de fabricación estadounidense. “Está claro que Ucrania no recibirá no en otoño ni en invierno los F16 necesarios para nuestra defensa”, afirmó este jueves el portavoz de la Fuerza Aérea, Yuriy Ignat, según recoge la agencia Ukrinform, para añadir que no iba a “ocultar a la nación” esa realidad.

“Necesitamos estos cazas sea a fines del presente año o a principios del siguiente o más tarde. No tenemos otra opción”, añadió el portavoz. Ignat señaló además que los pilotos ucranianos están preparados para recibir la instrucción precisa en su manejo y expresó sus esperanzas de que no hayan “demoras” en ese proceso. En julio ya dijo que un primer grupo de pilotos había partido para recibir instrucción, sin especificar ni cuántos ni a qué país. Polonia y Países Bajos se ofrecieron un mes antes para llevar a cabo la formación, a los que siguieron otros once países.

Por su parte, el ministro de Exteriores ucraniano, Dmytro Kuleba, dijo en una entrevista que Ucrania necesitará armas de sus aliados “hasta que hayamos ganado, necesitaremos más, debemos seguir adelante, porque la guerra es una realidad, y en esta realidad, debemos ganar. No hay otra solución”. “Si nuestros socios nos piden que garanticemos que tal o cual arma sólo se utilizará en territorio ucraniano, damos esa garantía y la respetamos”, dijo. “Estábamos ilusionados”, agregó.

Los desacuerdos internos en Kiev ocurren mientras en Occidente hay cada vez más dudas y críticas por el estropeado avance de las fuerzas ucranianas en el campo de batalla. El supuesto descontento en el Gobierno estadounidense ya comienza a filtrarse a los medios occidentales.

El diario The Washington Post publicó a inicios de agosto que “la narrativa de unidad” dentro de la sociedad ucraniana “comienza a desvanecerse”. “Los ucranianos, muy necesitados de buenas noticias, simplemente no están recibiendo ninguna”, afirmó el rotativo.

A esto se suman los conteos de pérdidas del lado ucraniano. Según el periódico The New York Times, que cita a funcionarios y analistas occidentales, Kiev ha perdido a más de 150.000 soldados entre muertos y heridos desde febrero de 2022, fecha en la que empezó la operación militar rusa. El mismo medio ha publicado la jornada de ayer otro artículo en el que asegura que cada vez más soldados ucranianos requieren de atención a su salud mental por las graves afectaciones que han sufrido durante el conflicto. Sin embargo, Kiev no tiene la capacidad para atender a todos y esto podría convertirse en un problema a largo plazo.

“A veces, el suelo estaba tan lleno de heridos que los vehículos de evacuación pasaban por encima de sus cuerpos por error, en medio del caos”, dijo Vladislav Ruzíev, un sargento ucraniano de 28 años, quien tiene pesadillas recurrentes sobre su experiencia de estar inmovilizado con su unidad el invierno pasado, sin poder hacer nada contra la constante artillería rusa, el frío glacial y los compañeros a los que vio perder brazos y piernas, a la reportera Nicole Tung, quien visitó hospitales, centros de atención y habló con combatientes y médicos en Ucrania.

COMPARTIR NOTA