14 de junio de 2024

Logo
Logo

Ya son 46 los muertos a causa de la destrucción de la represa de Nova Kajovka en Ucrania

Equipos de rescate rusos trasladan un cadáver encontrado en una casa inundada luego de la destrucción de la represa de Nova Kajovka, en el óblast de Jersón.
Equipos de rescate rusos trasladan un cadáver encontrado en una casa inundada luego de la destrucción de la represa de Nova Kajovka, en el óblast de Jersón.

Continúan las tareas de rescate en la región inundada luego del ataque a la represa, que es fuente de enfriamiento de la central nuclear de Zaporiyia, blanco aparente de los próximos ataques.

El número de personas que murieron como consecuencia de las inundaciones provocadas por la destrucción de la central hidroeléctrica de Kajovka en el óblast de Jersón ascendió a 46, según informó este jueves la agencia de noticias rusa TASS.

En declaración a la agencia, fuentes de los servicios de emergencia informaron que 122 personas resultaron heridas, de las cuales algunas fueron “hospitalizadas con hipotermia y otras lesiones”.

Por otro lado, el gobernador ruso del óblast, Vladimir Saldo, argumentó las Fuerzas Armadas ucranianas atacaron los puentes que conectan Jersón con la península de Crimea con misiles de crucero británicos Storm Shadow. A través de Telegram, el gobernador explicó que la calzada de la carretera en los puentes resultó dañada, por lo que el tráfico tuvo que ser suspendido, pero aseguró que se repararía y que “el paso de automóviles se restablecerá en un futuro muy cercano”.

Por su parte, el gobernador ruso de Crimea, Serguéi Aksyonov, afirmó por el mismo medio que los puentes ferroviarios y de automóviles de Chongarski fueron atacados, lo cual coincide con la mecánica de la contraofensiva que está llevando a cabo Ucrania, en la que no se enfocan en objetivos militares ya que han sufrido enormes y significativas bajas en los primeros intentos de romper las líneas defensivas rusas.

El gobernador ruso en Jersón, Vladimir Saldo, inspecciona los daños en el puente de Chongar.
El gobernador ruso en Jersón, Vladimir Saldo, inspecciona los daños en el puente de Chongar.

Sin embargo, el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, afirmó en su alocución nocturna que sus tropas “están destruyendo al enemigo”, dirigiendo el mensaje a los líderes de la OTAN que están evaluando el uso del armamento enviado, hasta ahora con ningún resultado favorable en términos estratégicos y militares.

Luego de que se difundieran los primeros videos de tanques alemanes y estadounidenses destruidos por drones infinitamente más económicos que la artillería enviada por la Alianza, el ministerio de defensa ruso ha publicado varios más mostrando los resultados de su ejército y ahora se encuentran estudiando los tanques que pudieron obtener completos y en perfecto funcionamiento, dado que los soldados que los manejaban los abandonaron encendidos, como se puede observar en las grabaciones de las tropas rusas dinfundidas la semana anterior.

Algunos países de la Alianza, como Polonia y República Checa, fronterizos con Rusia, comienzan a dinfudir mensajes de alerta sobre los peligros nucleares de la contraofensiva ucraniana, dado que el propio Zelenski ha hecho énfasis en la central de Zaporiyia, advirtiendo que Rusia la atacaría en cualquier momento de forma mortal, luego de meses de ataques de las tropas ucranianas a dicha central, demostrados por los restos de artillería encontrados en la misma luego de cada ataque.

El propio Joe Biden ha admitido en las últimas horas que Washington teme la escalada nuclear dado que Rusia posee poderosas armas y ha demostrado tener tecnología mucho más avanzada que la estadounidense en cuanto a precisión y alcance, al igual que Irán y Corea del Norte.

COMPARTIR NOTA