20 de abril de 2024

Logo
Logo

Condenaron por explotación sexual infantil a un estudiante sanjuanino acusado de “desnudar” mujeres con IA

Mario Leandro Pérez González, condenado en San Juan por explotación sexual infantil. 
Foto: Diario de Cuyo.
Mario Leandro Pérez González, condenado en San Juan por explotación sexual infantil. Foto: Diario de Cuyo.

El joven de 23 años, estudiante de Diseño Gráfico en la Universidad Nacional de San Juan, fue condenado a tres años de prisión en suspenso por su participación en un caso de explotación sexual infantil.

Mario Leandro Pérez González, el joven de 23 años acusado de compartir fotos de sus compañeras en las que las “desnudaba” a través de inteligencia artificial (IA) en un sitio web para adultos, ahora fue condenado a tres años de prisión en suspenso por su participación en un caso de explotación sexual infantil, según informó Telam.

La historia comenzó con denuncias contra el estudiante de Diseño Gráfico en la Universidad Nacional de San Juan por vender imágenes de sus compañeras de estudio aparentemente “desnudas”, generadas mediante inteligencia artificial (IA). Sin embargo, la Fiscalía no pudo condenarlo por esta acción, ya que no estaba tipificada como delito según el Código Penal.

El caso salió a la luz hace tres semanas, cuando se reveló que el acusado utilizaba IA para colocar los rostros de sus compañeras en imágenes de mujeres desnudas, que luego distribuía en redes sociales. Se estima que Pérez vendió estas imágenes de aproximadamente 15 mujeres en dólares, pero no pudo ser condenado por esta actividad.

La investigación reveló un giro aún más oscuro en la historia. Las autoridades descubrieron que el joven también tenía y distribuía imágenes de explotación sexual infantil, lo que resultó en su condena a tres años de prisión en suspenso. Además, enfrentó cargos por tener y distribuir al menos 29 archivos de este tipo, varios de ellos correspondientes a menores de 13 años.

El joven inicialmente negó haber sido el responsable de “desnudar” a sus compañeras y afirmó que su cuenta de redes sociales había sido hackeada. Sin embargo, las autoridades rastrearon la distribución de estas imágenes y llegaron hasta su domicilio, donde encontraron evidencia de la explotación sexual infantil real, no generada por IA. Después de admitir su culpabilidad en el delito cometido, el acusado llegó a un acuerdo en un juicio abreviado y fue condenado.

Este caso subraya la necesidad de leyes que aborden la “violencia digital” y protejan la intimidad sexual de las personas a través de medios digitales. En este sentido, el Senado está evaluando un proyecto de ley conocido como “Ley Olimpia”, que busca modificar la Ley 26.485 sobre Protección Integral a las Mujeres para incorporar la figura de la “violencia digital” y sancionar a quienes violen la intimidad sexual de las personas en línea. La ley, inspirada en la lucha de la activista mexicana Olimpia Melo, tiene como objetivo prevenir que otras personas sean víctimas de violaciones de su intimidad en la era digital.

Seguí leyendo

COMPARTIR NOTA