17 de abril de 2024

Logo
Logo

Encontraron contenido sexual en el celular de Marcelo Corazza

Captura de video - Gentileza Intrusos
Captura de video - Gentileza Intrusos

Investigarán si hay otros dos niños o adolescentes involucrados.

El ex participante de Gran Hermano, Marcelo Corazza, espera la resolución de la Cámara de Apelaciones: la semana que viene definirán si vuelve a la cárcel o si sostienen la decisión del juez Javier Sánchez Sarmiento de procesarlo sin prisión preventiva sólo por corrupción de un menor de 13 años y exhibiciones obscenas. También quedará por verse si sostienen la falta de mérito en la causa que investiga su participación en la asociación ilícita por la que ya fueron procesados y detenidos otros tres hombres.

La fiscalía apeló a la decisión del juez Sánchez Sarmiento y esta semana los resultados de la pericia en el celular del productor de Telefé volvieron a complicar su situación.

Es que a dos meses de la detención de Corazza, los peritos informáticos presentaron un informe realizado en el teléfono celular del ganador de la primera emisión del reality Gran Hermano.

Fotos y videos con contenido sexual, además de chats con otras presuntas víctimas fueron los principales elementos encontrados en el dispositivo. Así, Patricio Lugones, de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N°26, profundizará en esta línea de investigación para identificar a las personas involucradas, determinar si eran niños, niñas o adolescentes al momento de las conversaciones y si hubo un intercambio de dinero para acceder a ese material.

De ser así, se vería complicada su situación de cara a la decisión del tribunal superior que tiene acceso a los resultados de esta pericia y, según confirmaron a Clarín, deberían “tenerlo en cuenta a la hora de resolver”.

Lugones ampliará la investigación y quedará por verse si, tras el análisis de la nueva evidencia, lo cita para ampliar su declaración indagatoria y notificarlo de la acusación por otros hechos.

Corazza había dicho a un móvil del programa Intrusos, instalado en la puerta de su casa, que “no hay chance” de que vuelva a la cárcel. Por consejo de sus abogados decidió no hablar en relación a la causa, aunque sus dichos no son más que una expresión de deseo y dependerá de los jueces del tribunal de Apelaciones qué pasará con él. También qué decisión tomen al evaluar la nueva evidencia.

La pericia fue incorporada al expediente el 18 de mayo y los jueces deberían definir después del fin de semana largo: se espera que la semana que viene emitan una resolución.

Fuentes judiciales consultadas por Clarín confirmaron que las investigación por estas dos posibles nuevas víctimas se realizará en el marco de la misma causa por corrupción de menores de trece años y exhibiciones obscenas y asociación ilícita.

Otro punto importante para resolver por la Cámara es la competencia de la Justicia Nacional en la causa porque luego de que el juez Sánchez Sarmiento rechazara el pedido de la defensa de Corazza para declarar prescripta la causa, pidieron que sea derivado a la Justicia Federal.

La causa

El 22 de marzo Corazza fue detenido junto a Francisco Angelotti (46), Andrés Charpenet (53) e Ignacio Mermet (53) acusados de formar parte de una red que captaba niños y adolescentes de entre 10 y 18 años para luego manipularlos, abusar de ellos y obligarlos a tener sexo con otros adultos a cambio de una retribución monetaria.

Angelotti fue ubicado como el líder de la banda y Charpenet y Mermet participarían de la manipulación y la extorsión a los chicos. Viajes, ropa, regalos y dinero serían algunos de los elementos ofrecidos a los chicos para convencerlos de someterse a los abusos. A los que también amenazaban para que mantuvieran silencio.

Angelotti trasladaba a los niños desde Misiones, donde vive, a Buenos Aires para someterlos a la red de pederastas.

Una de las víctimas  se atrevió a denunciar después de ver a Corazza en un programa de televisión vinculado a la última edición de Gran Hermano. Fue en octubre de 2022 cuando se acercó a la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex) y relató los abusos a los que fue sometido entre 1999 y 2002 cuando tenía entre 11 y 13 años. Además señaló a otros niños que fueron cooptados por la misma banda.

El procesamiento hace referencia a ocho chicos, aunque sólo pudieron identificar a tres, de los cuales declararon dos. En tanto otras tres víctimas fueron individualizadas, pero no pudieron determinar su identidad.

Francisco Rolando Angelotti Notarbartolo está procesado con prisión preventiva por los delitos de asociación ilícita, trata de personas agravado por la cantidad de víctimas, perpetrado contra menores de 18 años y aprovechándose de su situación de vulnerabilidad, abuso sexual continuado con acceso carnal gravemente ultrajante, perpetrado contra menores de 13 años, promoción de la prostitución de menores de 18 años, pornografía infantil y corrupción de menores de 13 años, todos ellos en concurso real entre sí, es decir que ocurrían a la vez.

Raúl Ignacio Mermet, alias “Nacho”, es dueño de una empresa de cortadoras de césped y amigo del colegio de Angelotti. A él lo procesaron por el mismo delito que a Angelotti, excepto por la posesión de abuso infantil registrado (popularmente conocido como pornografía infantil).

Charpenet también es considerado parte de la asociación ilícita que investiga la Justicia, como coautor de los mismos delitos pero contra menores de 18 años.

La denuncia contra Corazza

A Corazza lo imputaron por un sólo hecho, aunque investigan si no hubo un segundo abuso.

Según el procesamiento al que accedió Clarín, un joven denunció: “Un día (luego del año 2001), el imputado (Rolando) Angelotti Notarbartolo estaba con víctima 1 y 3 (NdR: la identidad de los denunciantes ha sido preservada). Le dijo al primero que tenía alguien que lo quería conocer”. Ese niño se habría negado al encuentro pero su abusador terminó por “convencerlo” de asistir.

Para ese entonces, los abusos se habían desarrollado de una manera en la que el chico pensaba que “se había enamorado”. “Generó un vínculo de sumisión en el que su capacidad de decisión estaba anulada porque hoy, siendo una persona mayor, entiende que nunca se hubiera sentido atraído por él”, describió Sánchez Sarmiento.

En ese contexto fue que logró llevarlo a él y la persona identificada como víctima 3, un compañero del colegio del primero, para que conocieran a una persona.

Angelotti los llevó en un auto a la Plaza Miserere, donde estacionó junto a otro vehículo. Del otro lado abrió la ventanilla el flamante ganador de la primera edición de Gran Hermano (en 2001), en uno de sus momentos de mayor popularidad.

“Víctima 1 se sintió atraído por la situación ya que recientemente había resultado ganador del reality. Ello lo llevó a pasarse de auto”, expresaron. Lo que sigue después es el relato de una situación de abuso. Un auto de por medio, en la Costanera Sur, lo esperaba Angelotti con otro de los chicos sabiendo lo que pasaba dentro de aquel auto.

Además, luego de la declaración indagatoria, las víctimas habrían situado a Corazza en un “estacionamiento” donde un grupo de adultos “rodeaba” a los dos chicos y donde fueron sometidos en lo que describieron como una “fiesta sexual grupal”, aunque Sánchez Sarmiento indicó que debe ahondar en los testimonios sobre este evento para volver a indagar a Corazza también por ese hecho.

Uno de los puntos clave del testimonio de la víctima es que describió con exactitud el modelo y el color del auto en el que Corazza cometió los abusos. Luego, pudieron constatarlo con el registro del automotor: tenía el Citroën azul en ese año, el mismo que detalló la víctima.

COMPARTIR NOTA