28 de mayo de 2024

Logo
Logo

Por qué el viento Zonda nos hace doler la cabeza: la ciencia lo explica

El viento Zonda suele sentirse con mayor frecuencia en San Juan y Mendoza. - Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
El viento Zonda suele sentirse con mayor frecuencia en San Juan y Mendoza. - Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

Este jueves y viernes, la provincia será escenario del viento que cada tanto azota a Cuyo. Sin embargo, además del calor que produce y la tierra que arrastra, este fenómeno también es el culpable de fuertes jaquecas.

Para quienes viven en San Juan o Mendoza saben y conocen muy bien al viento Zonda. Este fenómeno que afecta a la región de Cuyo puede sentirse de manera leve o con fuertes y calamitosas ráfagas que pueden superar los 100 km/h, lo que genera daños y destrozos en las ciudades y obliga a suspender las clases por precaución.

El Zonda, además de generar temperaturas muy elevadas, aunque sea otoño o invierno, también arrastra mucha tierra a su paso y se presencia –sea en precordillera o en el llano- genera consecuencias.

Viento Zonda afecta a San Juan y Mendoza (Ignacio Blanco / Los Andes)
Viento Zonda afecta a San Juan y Mendoza (Ignacio Blanco / Los Andes)

Dichas consecuencias no son solamente aquellas visibles y tangibles como la caída de las ramas, cables y postes, o techos que se rompen, o ni hablar de los accidentes de tránsito por la falta de visibilidad, sino también aquellas que repercuten en la salud. Como por ejemplo los dolores de cabeza, las alergias o las afecciones respiratorias.

¿Por qué me duele la cabeza con el Zonda?

Todos conocemos a alguien que sufre dolores de cabeza cuando hay viento Zonda y no están mintiendo ni exagerando, porque esta situación tiene una explicación científica. También cabe destacar que hay ciudadanos a quienes no les afecta en absoluto la llegada de este viento al llano.

El viento es una masa de aire en movimiento, que se traslada de un lugar a otro. Dependiendo de la velocidad a la que se traslade dicha masa, será la percepción del viento: es decir, fuerte o débil.

El Zonda puede generar fuertes dolores de cabeza.
El Zonda puede generar fuertes dolores de cabeza.

Concretamente el efecto que genera el viento Zonda en el organismo humano está vinculado con lo que se conoce como meteorosensibilidad. Aunque esto también suele darse con otros tipos de ventosidades.

Este concepto tiene que ver con aquellas personas que son extremadamente sensibles a los cambios de tiempo como por ejemplo, la presión atmosférica, y que puede repercutir de distintas maneras, como son dolor de rodilla o articulaciones, trastornos en el sueño, ansiedad, cefalea o migraña.

Cuando las ráfagas de viento son fuertes (como es el caso del Zonda), los efectos son más intensos y la principal consecuencia tiene que ver con la modificación de los niveles de oxígeno en el aire.

La fuertes ráfagas de Zonda pueden ocasionar consecuencias de todo tipo. - Foto: José Gutierrez/ Los Andes
La fuertes ráfagas de Zonda pueden ocasionar consecuencias de todo tipo. - Foto: José Gutierrez/ Los Andes

Esto implica una reacción de los vasos sanguíneos que se expanden y contraen para adaptarse a los cambios, lo que es clave en la generación de jaquecas.

Estudios científicos

Un estudio de la Universidad Médica de Dokkyo , en Japón, ha evidenciado pruebas de la relación entre presión atmosférica y la migraña y la hipótesis que han logrado comprobar es que la baja presión puede derivar en dolores de cabeza.

De hecho, hay especialistas que atribuyen también las jaquecas a “la capacidad de aturdimiento” que tiene el viento cuando sopla con mucha intensidad.

Una de las características más distintivas del Zonda tiene que ver precisamente con que se trata de un viento seco y el marcado descenso de la presión atmosférica y el aumento de la temperatura que trae consigo.

Este cambio brusco de presión, de temperatura y de la humedad del aire (no tan marcada en Mendoza, ya que suele ser baja, pero sí alta en San Juan) también son fundamentales al momento de despertar dolores de cabeza, fatiga y estrés.

Seguí leyendo

COMPARTIR NOTA