14 de junio de 2024

Logo
Logo

Empleados de comercio, construcción y petroleros no quieren pagar Impuesto a las Ganancias

La recaudación impositiva de marzo fue de $2,3 billones. (Web)
La recaudación impositiva de marzo fue de $2,3 billones. (Web)

Los sindicatos inician las conversaciones en abril. Pretenden conseguir aumentos de sueldo por encima de la inflación y los beneficios impositivos que ya lograron los bancarios, aceiteros y mecánicos.

Cada vez son más los gremios que piden que los sueldos, o parte, de los trabajadores queden exceptuados del impuesto a las Ganancias durante las negociaciones paritarias que se inician en abril, frente a la disparada de la inflación. Hace unos días el Gobierno convalidó dejar de lado en el pago del tributo a los adicionales de los convenios de distintas actividades.

Este beneficio impositivo acordado con algunos gremios, como el bancario, aceitero y automotriz, activó el reclamo de otros sectores sindicales, que solicitan un tratamiento igualitario para sus representados.

Los empleados de comercio son unos de los que buscan evitar el pago de Ganancias.
Los empleados de comercio son unos de los que buscan evitar el pago de Ganancias.

Uno de esos casos es de la industria de la Alimentación, donde representantes empresarios y sindicales acordaron la semana pasada reclamar conjuntamente al Gobierno nuevas medidas para limitar los descuentos de Ganancias sobre los salarios de la actividad.

Lo mismo sucedió con la UOM que pidió un beneficio similar para el personal del rubro siderúrgico y de la industria metalúrgica. El martes, el sindicato liderado por Abel Furlán acordó con las cámaras del sector una suba salarial de 18,8% por tres meses, que se aplicará en dos tramos, con cláusula de revisión para junio.

Los gremios que consiguieron beneficios impositivos

El gremio conducido por Sergio Palazzo consiguió, a través de un dictamen vinculante de la Subsecretaría de Ingresos Públicos (SSIP), quedar eximidos del pago de Ganancias en seis adicionales del convenio de la actividad: el bono por productividad, el bono por participación en las ganancias del sistema financiero (ROE), el adicional por fallo de caja, y los pagos por viáticos, gastos de movilidad y vales alimentarios o similares.

De esta forma, los trabajadores de la actividad podrán deducir del impuesto hasta un tope anual máximo de $1.084.039,68. Desde el sector financiero estimaron que el beneficio implicaría para los empleados bancarios un aumento salarial adicional del 8%. Esto se sumaría al incremento por paritarias del 32,5% para los próximos cinco meses más y al bono compensatorio por los descuentos en Ganancias, que llega hasta $450.000 en los sueldos más altos de la actividad.

Otro ejemplo fue el caso del sindicato de aceiteros y la cámara empresaria de la actividad (CIARA-CEC). Fueron los primeros en presentar la estrategia del recurso administrativo para exceptuar adicionales del pago del impuesto a las Ganancias y ser aceptado.

Trabajadores de empresas constructoras también buscar evitar pagar Ganancias.
Trabajadores de empresas constructoras también buscar evitar pagar Ganancias.

Durante las negociaciones paritarias de la Federación Aceitera y el sindicato de la actividad de puerto San Lorenzo se acordó una suba del 41% por 6 meses. Sin embargo, días antes, el Ministerio de Economía había dispuesto mediante un recurso administrativo que los adicionales por turno rotativo y horas extras, que representan un 30% de los salarios básicos del convenio, quedaran eximidos de tributar Ganancias.

Según el dictamen de la SSIP, “se ha interpretado que las horas extras de quienes están en turno rotativo y son realizadas en los descansos semanales también quedan exentas de Ganancias hasta el límite que impone la ley, de igual manera que ya ocurre con las realizadas los fines de semana, conforme se establece en los términos del Inciso X del artículo 26 del Decreto Ley 824/2019″ del impuesto”.

Desde el gremio que encabeza Daniel Yofra explicaron que el beneficio tributario representa un ingreso adicional promedio de entre 6% y 7%. “Es un caso testigo que habilita a otros sindicatos a pedir el mismo tratamiento”, agregaron sobre el tema.

Los mecánicos de SMATA, en particular del personal de la automotriz Toyota, también lograron que los eximan de impuesto para las horas extras que realizan los fines de semana y feriados.

Trabajadores “ricos”. El sector petrolero es uno de los que paga los sueldos más altos del país (DyN/Archivo).
Trabajadores “ricos”. El sector petrolero es uno de los que paga los sueldos más altos del país (DyN/Archivo).

El esquema logró destrabar un conflicto con lo trabajadores que rechazaban trabajar esos días debido a los descuentos del impuesto, que provocaban que terminaran cobrando un salario menor al que les correspondía si no cumplían horas extras. El sindicato que lidera Ricardo Pignanelli busca extender este beneficio al resto de las automotrices.

Comercio, Construcción y Petroleros le meten presión al Gobierno

Abril es un mes clave en las negociaciones paritarias. Los gremios buscan cerrar aumentos que compensen la escalada inflacionaria. Una porción muy importante de los trabajadores registrados, alrededor de dos millones y medio, están comprendidos en esta etapa de negociaciones colectivas.

El sindicato de los metalúrgicos (UOM) marcó el camino esta semana al cerrar una paritaria por dos meses con un aumento acumulado de 18,8%. El gremio conducido por Abel Furlán y las cámaras del sector acordaron que el incremento se pague en dos cuotas, en abril y mayo, y establecieron una nueva revisión para junio.

Sergio Palazzo. Titular de La Bancaria consiguió que sus afiliados no paguen Ganancias.
Sergio Palazzo. Titular de La Bancaria consiguió que sus afiliados no paguen Ganancias.

Por su parte, el gremio de Comercio, dirigido por Armando Cavalieri y que tiene la mayor cantidad de afiliados del país, evalúa negociaciones paritarias cada 4 y 6 meses, con una recomposición salarial que ronde el 35%.

En tanto, la UOCRA ya activó su propia mesa de discusión y apunta a un esquema de aumentos trimestrales, con revisiones, que les permita actualizar los salarios de acuerdo con el alza de precios. De esta manera, el gremio conducido por Gerardo Martínez apunta a una recomposición salarial que se ubique en torno al 90% anual.

Por su parte, los petroleros también se sientan en estos días a negociar los aumentos salariales para el 2023. El gremio busca cerrar una paritaria que esté por encima del 60% anual previsto originalmente por el Gobierno.

COMPARTIR NOTA