26 de mayo de 2024

Logo
Logo

Más ajuste: se viene una quita adicional de subsidios al gas natural para cumplir con el FMI

Se pagará más caro el gas.
Se pagará más caro el gas.

Los hogares de altos ingresos ya pagan casi el costo total del suministro de gas natural. Sectores medios y bajos disponen de grandes descuentos, que podrían recortarse parcialmente.

El Gobierno ya anunció que habrá una revisión de tarifas en las boletas de luz, para acompañar el impacto de la devaluación. La secretaría de Energía también estudia algunas modificaciones en los subsidios en las boletas de gas. Ante la exigencia del FMI de reducir las subvenciones en los servicios públicos, el Poder Ejecutivo analiza una disminución en las partidas para esa prestación.

La secretaria de Energía, Flavia Royón, tiene en su mesa propuestas para incrementar las boletas de luz, y reducir los subsidios en los costos de ese servicio. Se hablan de aumentos de entre el 10% y 20%, pero las subas también podrían ser superiores.

En el caso de gas, en el Gobierno están analizando la quita de algunos subsidios. Son ideas preliminares. En paralelo, Enargas convocó a las distribuidoras y transportistas para conocer qué recomposiciones tarifarias esperan de acá a fin de año. La idea del regulador es saber los porcentajes de aumento que desean las distribuidoras. Una vez que haya juntado toda la información, quizás se convoque a una audiencia pública.

La remoción de algunos subsidios alteraría un poco los planes. Las distribuidoras le harán presentaciones a Enargas en base al cuadro tarifario actual. En el regulador vinieron disponiendo aumentos acordados con las empresas entre 2021 y 2023, y la idea sería dejar todo acordado de cara al 2024. Creen que, con independencia de cuál sea el próximo Gobierno, una propuesta final del Enargas para las tarifas 2024 puede ser positiva.

El ministro de Economía, Sergio Massa, siempre habló de la caída de subsidios en porcentaje del PBI, sin dar cifras puntuales. Sin embargo, las metas prometidas al FMI en este sentido no se estarían alcanzando.

Durante el primer semestre de 2023, el costo de abastecimiento local de gas fue de US$ 4,2 por millón de BTU, la unidad de medida del sector. El precio “promedio” pagado por la demanda fue de US$ 3,1 por millón de BTU. A ese término medio se llega con la sumatoria de los hogares de altos ingresos (que pagan tarifa sin descuentos), en balance con viviendas de ingresos medio y bajas, que siguen subsidiadas.

“Medidas en moneda constante, durante el primer semestre del corriente año las tarifas “plenas” de gas natural para los usuarios de altos ingresos (Nivel I), se ubicaron un 38% por debajo del promedio verificado en 2019″, detalla un trabajo de la consultora Economía y Energía, encabezada por Nicolás Arceo.

Un usuario medio -R3, unas de las categoría con mayor cantidad de clientes- pagó $ 2.100 en precios corrientes (es decir descontada la inflación) en sus boletas durante el primer semestre de 2023, contra $ 3.400 en el mismo período de 2019 (tras los ajustes de la administración de Mauricio Macri) y $ 1000 que abonaba en 2015.

Los sectores de altos ingresos están pagando US$ 8,5 por millón de BTU (el doble que el promedio nacional), mientras que el subsidio es de US$ 0,3 por esa partícula. En 2019, destinaba US$ 10,3 (y le subvencionaban US$ 0,7). En 2015, pagaba US$ 4,3 y le subsidiaban US$ 3,6 del millón de BTU.

El Gobierno analiza trasladar esos US$ 0,3 a las facturas de los hogares de altos ingresos, que no se anotaron en el registro de subsidios o quieren seguir accediendo a operaciones de dólares, que representan entre un 35% y 40% del país.

También se evalúa que los segmentos medios abonen un poco más que ahora.

Los subsidios energéticos de 2022 fueron de US$ 12.343 millones en 2022. En el primer semestre de 2023, son de US$ 6.573 millones. Hay una caída, pero menor a la esperada por el FMI.

“En el marco de la disminución en los precios internacionales de los hidrocarburos y los incrementos tarifarios implementados a partir de 2016, se verificó una disminución progresiva en los subsidios destinados al sector energético hasta 2019, cuando totalizaron US$ 4.753 millones”, destaca Arceo. " Desde 2019, la disminución de las tarifas en términos reales, en un contexto de sensible crecimiento de los precios internacionales de los hidrocarburos, condujo a que los subsidios energéticos volvieran a transitar un sendero expansivo, alcanzando en 2022 un total de US$ 12.343 millones”.

El gasoducto que conecta Vaca Muerta con Buenos Aires está permitiendo que el sistema tenga más gas nacional y menos dependencia de las importaciones de barcos de GNL y Bolivia. La producción nacional es más económica que la importada.

COMPARTIR NOTA