26 de mayo de 2024

Logo
Logo

El mea culpa de la CMSJ y una impronta con sello Martínez

Ricardo Martínez, nuevo presidente de la CMSJ.
Ricardo Martínez, nuevo presidente de la CMSJ.

El flamante presidente de la Cámara Minera de San Juan, Ricardo Martínez, dijo que será su último mandato y que continuará la gestión anterior, pero con más rapidez en las decisiones. El mea culpa: que no se pudo poner en marcha otra mina. El dejavú: una comunicación minera a medias.

El geólogo y empresario Ricardo Martínez es quien, desde hace un mes, lleva las riendas de la Cámara Minera de San Juan (CMSJ) y, por decisión personal y promesa familiar, asegura que será la última vez que presida la histórica entidad. Desburocratizar es la palabra que elije para definir dónde pondrá el ojo su gestión tanto desde adentro, en la Cámara empresarial, como también hacia afuera, en el caso del Ministerio de Minería provincial. Que no se entienda mal, Martínez no se volcará a la función pública. “Ya he dicho mil veces que a mi no me interesa ser ministro de Minería”, se empeña en aclarar.

Lo que quiere decir el geólogo es que, en una especie de Plan de Gestión, o “medidas correctivas” como prefiere decirle, que le entregarán al gobernador electo, Marcelo Orrego, van a sugerir que se optimice al personal de dicho Ministerio para hacer la estructura más versátil y menos burocráticos los procesos. ¿Cuáles? Para citar al menos uno, el presidente de la CMSJ mencionó como principal las evaluaciones de los Informes de Impacto Ambiental. “Les diremos que se prepare a los miembros de las Comisiones evaluadoras, reciban becas, hagan cursos de especialización y que, por hacer ese trabajo, se les pague. El Ministerio tiene fondos y no se por qué no se han usado de esa manera”, señaló.

La Cámara Minera de San Juan será anfitriona a fin de mes de la primera reunión que hará la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM) con su nueva conducción. La CMSJ ocupaba la vicepresidencia sexta en esta entidad nacional y en la reciente elección quedó en la penúltima vocalía, la número diez. Para entender las ubicaciones, después de la vicepresidencia 6° viene secretario, prosecretario, tesorero, protesorero y luego los nueve vocales que le preceden a la Cámara sanjuanina. El anhelo de Martínez era mantener ese puesto, que ocupó durante la gestión del saliente presidente, Franco Mignacco.

¿Por qué en San Juan? Hay una obviedad. Es la provincia que ha motorizado el avance de dos proyectos cupríferos (Josemaría, de Lundin Mining, y Los Azules, de McEwen Copper) que harán que el país se suba al tren de la electromovilidad de la mano de este mineral estratégico, cosa que ya está haciendo con el litio. Y un emprendimiento de oro, como es Hualilán. Fue este año cuando, en el marco de la Arminera en Buenos Aires, se lanzó oficialmente la Mesa del Cobre cobijada por CAEM que, así como la Mesa del Litio (por fuera de la Cámara nacional), “debería estar integrada por los gobernadores de las provincias con potencial cuprífero”, sugiere Ricardo Martínez.

Ricardo Martínez, nuevo presidente de la CMSJ.
Ricardo Martínez, nuevo presidente de la CMSJ.

Este guiño a San Juan de parte de la cúpula de CAEM, encabezada hoy por Roberto Cacciola, no es nuevo. Es que lo mismo hizo Mignacco en noviembre del 2021. Ni bien asumió la presidencia el empresario del litio desembarcó en la provincia y, con todos los miembros de una Comisión renovada, hizo la primera reunión de su corta gestión. La CMSJ no podrá recibir al empresariado en su casa propia la que, desde hace un par de años, planea construir junto a la Unión Industrial de San Juan.

“Estamos esperando las aprobaciones de todos los planos, el proyecto ya está terminado y tiene dos o tres fases de construcción. Este año queremos, por lo menos, cavar cimientos y poner algo de hierro”, explicó Martínez.

A continuación, la entrevista al presidente de la Cámara Minera de San Juan.

-¿Es un gran desafío presidir la CMSJ en el contexto de relevancia que tiene la minería hoy a nivel nacional y provincial, y en el marco de una nueva gestión de gobierno?

-Va a ser muy interesante cómo se desenlaza este tema de la elección nacional, especialmente por toda la crisis que estamos viviendo. La Cámara Minera de San Juan siempre es un gran desafío, en este momento y con la exposición que hay de todos los proyectos y la expectativa de que pueda cambiar un esquema que hizo poco posible avanzar en la construcción y factibilidad final de los proyectos debido a la macroeconomía. Una factibilidad necesita números ciertos y la Argentina, en estos últimos años, no ha ofrecido números ciertos. Una tasa de descuento de un proyecto, por ejemplo, es imposible calcular porque no se sabe cuál es la relación del dólar, cual es la situación del ingreso de dividas, cuál es la situación del ingreso de materiales importados, etc. Todo el mundo tiene la expectativa de que estos proyectos se pueden destrabar con un nuevo concepto económico financiero general de la Argentina. Esperemos que así sea, de alguna manera, con alguna de las líneas de gobierno. Yo creo que, sea el que sea que gane, tiene como la obligación de motorizar un montón de cosas en Argentina, especialmente la inversión. La minería se ofrece hoy como una alternativa muy válida, lo está haciendo fundamentalmente en el litio en esta burbuja financiera importante de la electromovilidad, que esperemos que dure mucho. Pero el cobre, dentro de esa burbuja, de esa nueva corriente, es lo que más largo plazo tiene normalmente y lo que mejores perspectivas económicas ofrece para una continuidad de 30, 40 o 50 años.

- ¿El recambio de autoridades a nivel provincial qué expectativas le trae a la minería?

-Hemos tenido contacto con todas las fuerzas políticas, previo a las elecciones y entre las dos elecciones. El grupo de Marcelo Orrego, de Juntos por el Cambio aquí, ha tenido siempre una conducta muy reflexiva y de consultar, preguntar y estar en contacto con el sector para ver cómo se viene la situación a futuro. Desde la Cámara, la Comisión vieja y esta nueva, les estamos ofreciendo a todos la máxima cooperación, la máxima ilustración sobre los proyectos. Fundamentalmente estar disponibles para ofrecer datos y guías metodológicas que, algunas de ellas, rayan en lo legal. Porque se ha vapuleado mucho la estructura legal de la minería en general en los últimos años, con algunos decretos y resoluciones, pero que en realidad han modificado la estructura en sí del Ministerio. Nuestra opinión va a ser tendiente no a ninguna empresa o proyecto en particular, sino a la industria en general.

- ¿En estos días como presidente, qué cambios ha impulsado?

-Hay una continuidad, yo he sido miembro del Triunvirato anterior y hemos trabajado bastante. Había un tema faltante que era involucrar a todas las empresas. He tratado de tener, en lo posible, al máximo representante de los proyectos en la Comisión Directiva. Estamos alivianando la burocracia interna de las empresas y de la misma Cámara con decisiones más plausibles en el hecho. Decidimos rápido y se instrumentan algunas mecánicas mucho más rápido. Aspiramos a una dinámica más fuerte y rápida y a ser proactivos, no reaccionarios.

-¿En qué tareas centrales se propuso trabajar durante estos dos años?

-Es mucho tiempo, pero poco tiempo. La Cámara necesita tener una comunicación mejorada que la estamos instrumentando a través de la misma Comisión Directiva y con los aparatos de comunicación que tiene cada una de las empresas al servicio de esa política de comunicación común. La Cámara ha hecho muchos esfuerzos en los últimos años de mejorar su comunicación y tenemos que seguir mejorándola. Otra cosa que está funcionando, pero la queremos mejorar, es la Comisión de Abastecimiento que es el mostrador de la Cámara frente a las Cámaras de proveedores mineros. Hemos dejado, por mucho tiempo, que esa relación y esa intermediación entre las empresas y los proveedores se haga a través de distintos canales y no haya una política única. Vamos a respetar la autonomía de cada una de las empresas en su política de trabajo con los proveedores y vamos a tener un vehículo único que será la ventanilla de esta Comisión. Queremos subir al portal de la Cámara todas las licitaciones para que haya una información transparente para todo el mundo. Queremos asociar a esa link la relación con las comunidades para tener también esa retroalimentación permanente, para tener una política respecto al manejo de la industria con las comunidades.

-¿No cree que podría haber cierta suspicacia de las Cámaras de proveedores que son muchas, considerando que hay proveedores asociados a la CMSJ?

-Justamente esta ventanilla unifica todo porque la Comisión de Abastecimiento se va a enterar de las licitaciones y se pondrá en el portal de la Cámara para que se enteren todos al mismo tiempo. Si bien hay pocos proveedores de servicio dentro de la Cámara y la mayoría son adherentes, es decir, tienen voz pero no voto, la Cámara se ha fortificado en lo que es la representatividad de los proyectos. Lo hemos hablado con la gente de CASEMI y les ha parecido bien, debemos tener contacto con las demás cámaras para que esto se transparente.

-La CSMSJ viene diciendo desde hace años que la comunicación sigue siendo una materia pendiente. ¿Cuál es el mea culpa como Cámara? porque ustedes tienen una Comisión de Comunicación y un programa de radio.

-Yo creo que se ha avanzado, si vamos cuatro o cinco años para atrás. Que no hemos logrado lo que óptimamente queremos, obvio, siempre va a pasar lo mismo.

-Hace un par de años se trazó la meta de armar un Plan de Comunicación. ¿Se hizo?

-No, nunca se ha hecho algo que dure y que sea perdurable y quizás ese es el mea culpa principal que hemos tenido. Por lo menos hemos podido sostener los programas, con esfuerzo económico y participación de poca gente, y ahora queremos sumar más gente. Porque queremos que se escuchen las distintas campanas, que Doña Rosa hable en la radio en los programas de minería para que tenga más credibilidad y más sentido social la comunicación.

-En cuanto al recambio en la presidencia de la Cámara, pareciera que si no es Mario Hernández es Ricardo Martínez, o viceversa ¿Hubo otro postulante?

-A nivel de presidencia no hubo otro postulante, sí tuvimos una linda puja para estar y no alcanzaban los cargos para todos, y priorizamos el orden de vigencia de los proyectos y la posibilidad de apertura de éstos. Es una pequeña frustración que no haya nuevos presidenciables. Yo ya dije que este es mi último período como presidente en la CMSJ, me gustaría seguir pero no en la plana directiva y me encantaría que viniera gente joven a renovarse en estos puestos. Esperemos que haya más representatividad y que sea gente de las empresas la que se sume y que entienda que no hay ninguna incompatibilidad con ser gerente de una minera y presidente de la Cámara. Pasa que hay que tener las agallas y la representatividad para poder hacerlo sin perjudicar a su proyecto y mucha gente tiene miedo de eso.

-Pero pareciera que no hay miedo de presidir una Cámara empresarial minera a nivel nacional….

- ¿Sabés por qué es? Porque falta federalismo. Yo considero que es mucho mejor ser presidente de una Cámara provincial con actividad minera que ser presidente de una Cámara nacional por descarte.

-Hablando de la futura dirigencia, de los líderes que podrían conducir la Cámara ¿Qué pasó con la Mesa Joven, no pudo tomar cuerpo?

-La estamos tratando de potenciar con ideas nuevas. Yo estoy siempre movilizando intereses y viendo que hay mucha gente que tiene el potencial de sumarse y de ser esa renovación, y que hoy está en la Mesa Joven porque están sus amigos. Hay que traspasar ese umbral y estar porque son la representación de la minería que viene.

-Un reclamo a la gestión de los gobiernos de turno es que no se logró poner en marcha otra mina. Ahora ¿qué responsabilidad cree que le cabe a la CMSJ?

-Somos los principales responsables y somos más responsables en la medida que no lo digamos. Por suerte, somos algunos los que hemos insistido muchas veces diciendo que estos son los años de la bisagra. Del 2020 en adelante ya habíamos vaticinado que los proyectos iban a madurar, iban a estar en una meseta declinante y que había que tener proyectos nuevos. Está en nosotros, y fundamentalmente en la política provincial y nacional, el hecho de que podamos acortar los plazos para que el próximo proyecto se ponga en marcha con más gente y proveedores, en el menor tiempo posible.

-Futuro ministro de Minería: ¿si le consultan quien podría ocupar ese lugar, se anima a proponer un nombre?

-Si fuera una consulta a la Cámara Minera llamaría a una reunión y lo que salga de esa reunión sería la postura final, individualmente no haría ningún movimiento. Estamos preparando una lista de puntos, un plan de gestión, una serie de medidas correctivas que sugeriríamos para evitar desmanejos de algunas cosas que creemos que pueden ser importantes para el desarrollo de la industria. Estamos listos para decir el qué y el cómo, no el quien.

- ¿Cuál debería ser el foco central de la nueva conducción de CAEM?

- Una Cámara que haga política de desarrollo minero no solo hablando de un elemento, sino de todo el potencial que tiene la minería en secuencia.

- Javier Milei y Patricia Bullrich: ¿da igual cualquiera de ellos en cuanto a la política que necesita el sector para su desarrollo?

-Es una pregunta difícil porque Milei no ha tenido una propuesta, la minería al menos figura dentro de su desarrollo industrial y muchas de las medidas que impulsa podría favorecer el desarrollo de la minería, el tema de las retenciones y la carga fiscal. Nos tiene rascándonos la cabeza por saber cuál es la política real y el grupo dentro de su fuerza que tiene información minera. Con Bullrich hemos conversado en directo y sabemos que tiene un grupo de asesores, e insinúa entender el tema de retenciones y carga fiscal con medidas positivas.

COMPARTIR NOTA