30 de mayo de 2024

Logo
Logo

Jason McLennan, planificador del campamento minero de ciencia ficción dice que: “La minería, en su conjunto, necesita hacerlo mejor”

Jason McLennan, director de McLennan Design.
Jason McLennan, director de McLennan Design.

Tras la repercusión de la nota publicada del campamento minero permanente que tendrá la mina cuprífera Los Azules, que hoy aún es proyecto y está en la Cordillera sanjuanina, el director de McLennan Design, dio una entrevista exclusiva a Los Andes San Juan.

En el campo de la arquitectura y el movimiento de construcción ecológica Jason McLennan es considerado uno de los más influyentes del mundo y fue contratado por la empresa McEwen Copper para hacer el diseño del campamento regenerativo que estará terminado al quinto año de la producción de cátodos de cobre. Autor de siete libros sobre sostenibilidad y diseño, dice que posiblemente la experiencia de Los Azules lo haga escribir el octavo cuando no esté tan ocupado.

Jason McLennan, director de McLennan Design.
Jason McLennan, director de McLennan Design.

-Citando su frase: “El cobre jugará un papel central superando nuestros legados industriales”, y considerando que al hablar de cobre aludimos a un mundo más verde ¿esto lo sedujo para aceptar la convocatoria de McEwen Copper?

-Conocí y me hice amigo de Rob McEwen (dueño de McEwen Mining) unos años antes, ya que es un filántropo importante en Canadá. Ayudó a fundar una nueva Escuela de Arquitectura en mi ciudad natal de Sudbury, Ontario. Entonces supe que Rob era un líder muy especial. Cuando me invitó para ayudar con Los Azules, me entusiasmó unirme porque es una oportunidad de producir el “cobre más verde” del mundo, que es lo que necesitamos para hacer la transición a un futuro renovable libre de combustibles fósiles.

-En toda su carrera, ¿ha trabajado alguna vez en un proyecto similar?

-He tenido la gran oportunidad en mi carrera de trabajar en muchos proyectos que fueron revolucionarios en su industria. Por ejemplo, recientemente ayudé a crear el Estadio deportivo más ecológico del mundo en Seattle llamado Arena de compromiso climático. Me especializo en el desarrollo de soluciones listas para usar para arquitectura y sostenibilidad en muchos sectores. Entonces, los conceptos e ideas que estamos proponiendo no son necesariamente nuevos, pero son nuevos en la minería. Esta es la primera vez que aplicamos estas ideas a una mina de cobre en el mundo.

-¿En este proyecto regenerativo, cómo se verá Los Azules al final de su vida útil?

-Creo que el verdadero éxito al final de la vida es dejar el sitio en igual o mejor estado ecológicamente que cuando lo encontramos. La idea de “no dejar rastro” es importante y que las estructuras y las cosas que construimos se pueden desarmar y usar en otro lugar. También espero que debido a este proyecto ayudemos a proporcionar recursos significativos que el mundo necesita para hacer la transición y abordar el cambio climático: los paneles solares, turbinas eólicas, baterías, computadoras y todos los autos eléctricos requieren cobre. Si tenemos éxito, el futuro es más brillante gracias a este proyecto.

-En su opinión, Los Azules no podría desarrollarse a tiempo sin este esquema de campamento regenerativo porque deberían demorarse los permisos. En la provincia de San Juan, los permisos se otorgaron a proyectos que no presentaban este diseño verde y están en evaluación proyectos mineros que no lo contemplan. ¿Qué conocimiento tiene de la industria minera mundial y, principalmente, de la Provincia de San Juan y Argentina?

El arquitecto Jason McLennan, a la izquierda, en su primera y única visita al Proyecto Los Azules.
El arquitecto Jason McLennan, a la izquierda, en su primera y única visita al Proyecto Los Azules.

-Cada año se vuelve más difícil para las empresas mineras operar de manera insostenible y debería ser más difícil que se otorguen permisos sin que las empresas aborden los impactos del cambio climático y los impactos a la calidad del agua. Esperamos que nuestro proyecto ayude a establecer nuevos estándares y muestre una mejor manera de hacer minería en el mundo, que sea económica y ecológicamente exitosa. No podemos hablar de otros proyectos que han sido permitidos antes que el nuestro, pero en muchos lugares una historia ambiental positiva es clave para el desarrollo de una mina.

-Ampliando la pregunta anterior: dice que “es moralmente insostenible llevar a cabo una gran actividad industrial” sin cambios significativos. ¿Cuál es su observación de las operaciones mineras actuales en Argentina?

-No es mi trabajo criticar a otros en Argentina específicamente. Es nuestro trabajo proporcionar liderazgo y mostrar lo que es posible e inspirar a otros a dar pasos positivos para la industria minera. Mi creencia personal es que la minería en su conjunto necesita hacerlo mejor, para ser más eficiente energéticamente, para descarbonizar y dejar de usar combustibles fósiles, usar menos agua y salvaguardar la calidad del agua; y crear condiciones más saludables para sus mineros y las comunidades río abajo. Nosotros haremos eso. Cada industria importante en el mundo necesita cambiar lo más rápido posible, dado lo que estamos aprendiendo sobre los impactos del cambio climático.

-Según dice, crear el mundo más verde requerirá la colaboración y cooperación entre un amplio rango de expertos, en múltiples campos. ¿Cree difícil encontrar expertos en Argentina considerando que no hay precedentes?

La propuesta para Los Azules.
La propuesta para Los Azules.

-Argentina está llena de gente maravillosa, dedicada y talentosa. Ya hemos disfrutado trabajando con muchos que nos están ayudando a planificar un proyecto muy diferente. Creemos que juntos podemos llevar una experiencia global externa, así como experiencia local específica del lugar. Es una mezcla perfecta. Nuestra prioridad es encontrar experiencia dentro del país, y si eso no es posible, entonces traemos a expertos de afuera y conocimientos para que compartan y ayuden a desarrollar esa experiencia en el país a largo plazo.

-Su concepto es “soluciones simples, no complejas”. Pero el proyecto de campamento verde en la geografía que alberga Los Azules parece ser complejo. ¿Por qué no lo sería?

-Creemos que las mejores soluciones son las simples siempre que sea posible. El sol brilla, el viento sopla y podemos diseñar para trabajar dentro de un clima y una geografía si sabemos cómo aprovechar los recursos. Hemos estado haciendo trabajos de construcción ecológica durante tres décadas en otras industrias, muchas de las cuales usan mucha energía también. Necesitamos adaptar estas tecnologías y estrategias al sector minero ahora. La pregunta es buena porque algunas cosas son más complicadas que otras. Pero la idea es que nuestro proceso se basa en hacer las cosas más simples y menos complejas. como regla general.

-Usted dice que “la mina necesita considerar cómo su ubicación, operación y las perturbaciones físicas afectarán la salud de los humedales cercanos”. ¿Los Azules afectará los humedales durante la construcción y operación?

-Algunos humedales se verán afectados por la construcción de la mina. Esa es simplemente la realidad. Pero también protegeremos y mejoraremos los humedales que tradicionalmente se han visto afectados por el pastoreo excesivo de cabras traídas por pastores chilenos cercanos. Nuestra visión es crear nuevos humedales y preservar sustancialmente la calidad del agua del área. Todavía estamos en las etapas de planificación, pero la calidad del agua y la salud de los humedales son uno de nuestros objetivos centrales. Esta es la razón por la que la mina cambió su diseño y estamos priorizando el cuidado ambiental sobre la rentabilidad y apoyando el crecimiento y el progreso en Calingasta, San Juan y Argentina.

-¿Hay lugares similares en clima y geografía donde se han podido cultivar alimentos?

-La clave de nuestras ideas es utilizar estructuras de invernadero para crear microclimas que sean diferentes. Probaremos qué plantas y qué comunidades de las especies pueden prosperar juntas. Un buen amigo nuestro ha cultivado plátanos a gran altura en un invernadero bajo condiciones similares, y la NASA ha estado explorando el cultivo de alimentos en lugares mucho más duros por décadas. Algunas cosas funcionarán mejor que otras, pero nuestro objetivo es cultivar la mayor cantidad de alimentos posible para que haya vegetación fresca disponible todo el año.

-¿Cuál es la certificación que emitirá el ILFI, institución que usted creó, para Los Azules?

-Soy el creador del Living Building Challenge, ampliamente considerado el programa verde de construcción más progresista del mundo. Es administrado por el International Living Future Institute y es un estándar global para edificios e infraestructura. Se utiliza para certificar edificios, no operaciones mineras, por lo que usaremos otras métricas además de ésta. Muestra el nivel de compromiso que tenemos con la excelencia en todos los aspectos de Los Azules. La gente puede ver los estándares en www.living-future.org.

-¿Se podría suponer que este proyecto es uno de sus mayores retos? Teniendo en cuenta que creció en una pequeña ciudad minera al norte de Toronto, donde la minería del níquel devastó el paisaje.

-Sí, creo que Los Azules es uno de mis proyectos más importantes. Todos en mi equipo están entusiasmados con lo que creamos juntos y cómo ayudará al mundo.

-¿Los Azules daría los primeros pasos para que la industria minera haga, de una vez por todas, las paces con el medio ambiente?

La propuesta para Los Azules.
La propuesta para Los Azules.

-Eso espero. Creo que debemos hacer cambios como sociedad en todos los sentidos y sería maravilloso si la minería se convirtiera en algo mejor para el planeta. Es un sector muy importante de nuestras economías y fundamental para proporcionar los componentes básicos de tantas cosas que necesitamos. Imagínese si la minería se convirtiera en uno de los sectores más verdes de la economía.

-¿Qué lugar ocupa el diseño futurista en el que usted propone?

-Depende de qué visión del futuro mire. Me interesa el diseño futurista que muestra cómo la humanidad puede volverse una con el mundo natural. Ese es el único futuro.

-En Argentina, no hay turismo en las minas que están en operación. Usted sugiere que Los Azules atraería visitantes de todas partes el mundo ¿por qué sería la excepción?

-En primer lugar, Los Andes son hermosos y podremos brindar acceso y servicios a una parte de las montañas que otros no podían ver antes. En segundo lugar, nuestro campamento minero será diferente a los demás y exhibirá tecnologías de vanguardia. y sistemas verdes que la gente querrá visitar y estudiar. La seguridad será un enfoque clave, por supuesto, y los visitantes de la mina tendrán oportunidades claras y seguras para aprender sin interrumpir las actividades mineras.

-Califica el diseño del campamento Los Azules como moderno y que está inspirado en la ciencia ficción y la NASA “evocando sueños de viajes espaciales a colonias lunares y planetarias”. ¿No suena un poco poético y ficticio?

-¿Qué tiene de malo la poesía y la belleza a la hora de diseñar un proyecto importante? ¿Por qué la minería tiene que ser fea y poco interesante? Todo el mundo merece la consideración de un buen diseño.

COMPARTIR NOTA